¿De qué va todo esto?

Sencillo. Me gusta leer, pero me encanta escribir. Pienso que es una forma de relajarse y expresarse donde nadie nos puede callar.

Son mis crónicas, reseñas, escritos, pensamientos de los libros que he leído. Intentaré subir uno cada semana.

Estoy en proceso de escribir, así que los comentarios son totalmente apreciados. Me considero un "escritor estúpidamente apasionado".

El punto de todo esto es sientas lo que yo sentí al leerlo e imagines los pasajes como yo lo he hecho. ¡Que leas el libro!

miércoles, 20 de septiembre de 2017

Fragmento 19: Fuerza México



Conduzco. Traigo las luces altas en el auto, por lo regular no soy asustadizo, pero esta noche aún sigo temblando, soy una réplica ambulante del segundo sismo que azotó a la ciudad. Voy en modo zombie, no voy demasiado rápido, aunque podría, las calles están semivacías, son arterías de circulación en estados normales. Paso la primera avenida rápida, llego al centro de la ciudad, cierro los ojos en varias partes, temeroso de encontrar edificios o monumentos derruidos, monumentos que pasé mirando toda mi infancia. Es una verdad, yo crecí y me crie en esta ciudad, y albergo una tristeza inmensa en mi ser. Estoy destruido por dentro. No quiero mirar, no tengo la fuerza de.

Por un lado tengo ganas de llorar, ver cosas destruidas me inunda de dolor, pero por otra parte me dan ganas de dejar el auto y bajarme a ayudar, ensuciar mis manos, rasparlas y ayudar, brindar un poco de lo que la ciudad me ha dado, pero pienso un poco más, ya hay demasiadas personas y tengo que llegar a casa, me esperan. Ya se me ocurrirá algo. En algún momento.

Waze me va ayudando en el camino, marca una ruta, pero mi ingenuidad y desesperación ganan, considero que mi ruta será más rápida, error. Doy una vuelta enorme, me meto entre calles, error, todo oscuro, tiemblo de nuevo, bajo el volumen, abro los ojos, los cierro, desesperación. Todos creen que estoy bien, siempre lo estoy, pero justo ahora voy asustado. Le tengo miedo profundo a la oscuridad. Y veo un edificio derrumbado. Eclipso por segundos, volteo la cabeza. Tensión. Personas aisladas, personas en conjunto, luces de noche.

No tengo palabras para aquellas personas que roban o hacen rapiña, sencillamente no son mexicanos, ya alguien les dará su merecido, el cielo, la tierra o el infierno. Ellos no son prioridad.

Otra avenida rápida, puedo ir más rápido, pero sencillamente mis pies no pueden hacerlo, pienso, pienso, pienso, en todo lo que puede pasar, lo que pasó y lo que no. ¿Suerte, fortuna, momento? No lo sé, solo agradezco que esté bien y toda mi familia también. Estaría destruido si alguien le pasa algo, mis amigos también son mi familia. Me acerco peligrosamente a casa, sigo temblando, la colonia está a oscuras, luces altas de nuevo. Llego a casa, y tomo un respiro gigante. Lo necesito. Paciencia, prudencia, algo de lo predican por ahí.

Entro a casa y no hay más que oscuridad, una noche que nos depara oscuridad, una noche que se puede prolongar semanas. La primera noche en que una casualidad nos azotó.

***

“La pesadilla vuelve”, leo, mientras desayuno, aprieto mis ojos para no derramar una lágrima, joder, que feo se siente, un hueco enorme en el estómago. Tengo la fortuna de tener un techo, tener un desayuno, agradezco. Leo todos esos encabezados y todos hablan del temblor, del aniversario, y del temblor de años. Casualidades, jodidas casualidades. Quiero ser fuerte, pero me pongo triste, demasiado, hace meses que no sentía una tristeza tan profunda enterrada en mi ser, pero me pongo la máscara de ser fuerte, y a conducir de nuevo.

Es de mañana, no debería traer luces encendidas, pero lo hago, conduzco a velocidad moderada. En mi ruta veo edificios derruidos, los veo claramente, pero los suprimo, creo que los veré constantemente, paso por un trecho conocido y le llamo a un amigo, tiene un negocio cerca, él no contesta y yo insisto. Minutos después se comunica y me tranquiliza.


 El panorama no es tan desalentador, solo es sombrío y desolado. Algo atípico en la Ciudad de México, siempre hay gente. Siempre. Solo espero que esta noche pase más rápido que ayer, y solo pido fuerza… fuerza de espíritu. A seguir conduciendo…

Fuerza México, no es la primera vez que nos derriban, tampoco será la última, pero siempre nos levantaremos. Somos demasiados mexicanos unidos para que algo nos acabe.

miércoles, 13 de septiembre de 2017

Review of Kiss me, Judas by Will Baer

Judas...Jude
Tittle: Kiss me, Judas
Author: Will Christopher Baer
Editorial: Harper Collins
Genre: Noir, Thriller
Country of origin: United States
Pages: 269
Days to finish it: 7
Year of publication: 2006
Personal score: 5/5

Preview: Vengeance our best fuel

What the fuck about vengeance. What the hell is the vengeance? An act of justice? An act of tenderness? An act of equality? The truth is that… I don’t know, I only have my own definition, and is: the incorrect thought of doing the things right, or at least thinking something like that or when you´re trying to recover something by the force. But the main point of this is, the vengeance provides fuel, a magnificent fuel, a fuel that can lead us even to the end of the world… until we “achieve” what hurt us before. So, what remains when you have no fuel? Nothing. A person who has no other fuel, is just empty and broken. When a person can forgive and let go the things or persons who in some time hurt them, there´s when them will find peace. There´s no greater vengeance than the truth happiness. My own experience could prove it.

How did I get it?

Years ago, I saw this book in the shelves of new, so I read the synopsis and really caught me, several years passed and still there´s no translation… so finally I´ve decided to read it in the original language, I´m so happy of it.


A little bit of the author…

Author fanatic of noir fiction, just now I´m aware of he has written two more books related to Phineas Poe, and I wanna read them. Let´s see what happens, we will always have the pdf salvation.

Review

Phineas Poe has been released from the mental hospital, and he goes to the nearest hotel bar, in his first day out, he sees a beautiful girl with pale skin and an exotic black hair. So, he decides to buy her a drink, the situation becomes too hot soon, and both end up in his hotel room.

Phineas wakes up, in a bathtub surrounded by ice cubes. And a deep wound on his side… this is only the beginning, and the chase of the mysterious girl, called Jude, will start.


Through the view of a dying man, fueled by the vengeance is showed “Kiss me Judas” and intriguing noir novel that will show us the darkest side of the human soul and the coldest part of Colorado.

Opinion

Several months had passed since I read a book in English, so my English is still rusted. Besides this entire negative panorama, I loved the book. Yes, it was too weird, and fucking strange (I said wtf a thousand times), but it has something that catches you.

I always was expecting for the translation, but this never came up, so I decided to read it in the original language, I didn´t took the common notes, cuz I read it in pdf, but I do take notes. I think that the premise is too risky (as all the book) it could work as a short story and could be amazing.

Of course, I searched for dozens of words, but my lecture rhythm was fine, I was expecting to take a little longer, but it was so dark and dense that I had the need to read it. I guess people were unhappy due to the changes of the time and situations, for me was fine, cuz the author has an amazing ability to create dark atmospheres, or horrid hallucinations.

Lately I realized why the main character is doing the things he does. It´s kind of metaphoric, and I´m trusting that everyone who read it could understand it. This exactly the kind of book I wanna write in some time of my life, my type of story.

Is an interesting noir book, with a couple of creepy passages and a good proposal and development, so I totally recommend it.

Kiss me, Judas, until I die bleeding…

Quotes

"It´s been too long since I sat so close to a woman and my first impulse is to move away."
"It feels she fucked me to pieces."

"…lift her small, cold hand and hold it to my lips. I want to tell her how tired I am…"

"I am memorizing her body and I really don´t need to. She is already as familiar to me as a recurring dream."

"Let her suck me like she was stealing gasoline and then I fucked her as if there was no tomorrow."

"I wanted to kiss her, to taste her mouth and it was hopeless. I wondered if she would feel my pain at all and slowly pulled the gun from the pillows."

"Love is a reptile, I say. Don´t you think? If you cut off its tail it grows another one."

"I kiss her hard enough to bruise and I don´t feel anything but dead skin and elusive shame. You´re not real, are you? I´m dreaming again."

"She trust me. She wants to hurt her, perhaps."

"My body, it seems, is too enamored of the drug to be bothered by ordinary sex. She doesn’t seem to mind, she rides me like she would her own hand, and I watch her, removed and soon dreaming."

"Sorrow is like the ocean and sometimes I wish my heart would stop."


"What do you prefer, she says. Sex or violence? I try to smile. What´s the diference, really.

viernes, 8 de septiembre de 2017

Fragmento 817: Llamadas ahogadas

El telefono suena. Llaman. ¿Me importa? El repiqueteo...mortal, suena y suena en mi mente. Ring. Rang. Ring. Rang. Mata. El repiqueteo mata, muele. Levanto despacio el celular. Mis ojos están terriblemente enrojecidos. Miro fijamente al celular, la luz estrepitosa e intermitente alumbra mis ojeras mórbidas, hay atisbos de lágrimas en mis promulos. Estoy deshecho, como siempre, como nunca.

Sé quién es. ¿Me importa? Sé bien quién es. No quiero contestar, pero lo haré. Presiono firmemente el botón de contestar. Mientras lo hago, pienso en su partida, y en todo el dolor que me ha producido. Un dolor sordo, que no se ha ido con el tiempo, sigue fresco, sigue rojo, sigue doliendo. Puta madre.

Bueno. Digo escuetamente, seco; no merece otro tono. Me duele por dentro, mi voz tiembla y suena como una cripta recién abierta. La imagino como un crujir de huesos viejos, lastimeros. -Hola, Juan Diego. Soy yo. Pensé que era una buena idea llamar (no lo es). -Son las 3:44, duermo, lo hago de noche, de día, todo el tiempo... desde tu partida. Ella dice entre sollozos: he tenido una horrida pesadilla y pensaba en contarte, pero si quieres puedo colgar y ahogar el sentimiento. -No, le digo, adelante, cuentame, la exhorto. Quise negarme, pero mis labios dijeron quedamente que sí.

Ella empiza a contar: -Volvía de una fiesta, un lugar caro, una noche cara. Volvía en uber a casa y un tipo se subió. El del uber fingía perfectamente que no lo conocía, el tipo se me abalanza, se me monta, y me mata. Tiene una navaja, va directo a mi cuello, me ahogo entre la sangre y sollozos. De pronto despiero, estoy temblando y asustada, y pensé en llamarte...

Siento que las lágrimas corren por mis ojos como pequeños rios cristalinos, pronto pierdo el control. Quiero gritar, y no dejar de hacerlo hasta que se me corte la voz. El alcohol sigue recreando su llamada, y yo estoy ahogado en el. Sé que ella murió esa noche, leí el expediente cientos de veces, ella sigue recriminandome en sueños que no fuie con ella ese día a la fiesta. Porque estaba cansado, siempre lo estoy... siempre lo estaré.

Otra noche sin dormir..

Otra noche llorando por tu ausencia...

Otra noche esperando que tu llamada no llegase.


miércoles, 6 de septiembre de 2017

Reseña de Corrupción Policial de Don Winslow

Pésima traducción
Título: Corrupción policial
Autor: Don Winslow
Editorial: RBA
Género: Novela Negra
Libros leídos del autor: 7
País donde sucede: Estados Unidos
País de origen del autor: Estados Unidos
Año de publicación: 2017
Páginas: 576
Días para acabarlo: 7
Calificación personal: 4.3/5

Previo: Corrupción, corrupción, corrupción

¿Qué es la corrupción? Mi propia definición es cualquier acto beneficioso que sea con un interés de conseguir algo que no está permitido, o como favor para eludir trámites o regulaciones ya establecidas. Partiendo desde esta escueta definición, yo les pregunto: ¿qué tipo de actos representan corrupción? ¿Darle una manzana a un profesor, pagar una mordida a un agente de tránsito, destinar una parte del presupuesto a un conocido, falsificar medicinas y darlas como placebos? A mi juicio, todos los actos anteriores lo son, por el simple hecho de que son con la intención de amañar una decisión. Recordemos que la corrupción es como cualquier vicio, se transforma en una adicción, una vez que empiezas no puedes parar hasta conseguir dosis más grandes. Así que les pregunto, ¿ustedes son parte de la corrupción? O también son de los que niegan que los actos pequeños no son un acto de corrupción… echemos freno de mano, y meditemos las consecuencias de nuestros actos, sean beneficiosos, malos, o desinteresados. A todos les encanta criticar a las personas con poder o dinero, pregonando que todos serían intachables e incorruptibles, pero en verdad, si ustedes tuvieran tanto poder o dinero, ¿no se lo quedarían por siempre? A meditar de nuevo….y ahora más profundamente.
               

¿Cómo lo conseguí?

En una borrachera, alguien (yo) lo compro porque quería (y podía), el alcohol solo fue un pretexto para poder leerlo ya.


Un poco acerca del autor…

Winslow, viejo conocido del blog. Siendo esta su más reciente novela, tenía que estar en el blog. Una de las cosas que más destaco del libro es que rinde un homenaje a todos los policías que murieron mientras escribía este libro.

Reseña

Danny Malone es el jefe de policía de la unidad norte de Manhattan, es el típico policía duro que se regocija de su reputación, y todo le sale de puta madre, es respetado, temido y eficaz. Sería el poli perfecto, solo que tiene un pequeño defecto… es corrupto. Jodidamente corrupto.

Él y su unidad son los reyes de las calles en Manhattan norte, todo gira sobre ruedas, hasta que los presentes conflictos raciales, el aumento de droga y las batallas entre “carteles” sudamericanos se desata. Habrá que tomar cartas en el asunto, y la unidad especial se hará cargo, ¿verdad?

A través de la radiografía de un policía corrupto, pero humano, se muestra como es ser un policía “desde adentro”, mostrando los miedos, los anhelos, las ideas, los motivantes, pero sobre todo dejando entrever que también son humanos y albergan todo tipo de sentimientos.


Opinión

Honestamente no sabía de qué iba, no me tomé el tiempo para leer alguna reseña o comentario, solo sabía que se estaba promocionando fuertemente en Estados Unidos, y que su nombre era “The force” (creo que al igual que las películas, las traducciones de los títulos en libros son pésimas), era todo lo que sabía, pero tenía claro que si Winslow lo había escrito yo iba a leerlo.

Si me dejan decirlo, algo falta en este libro, no es la acción, ni los personajes, ni la traducción, ni nada. Creo que lo que falta es empatía, sonará subjetivo, pero en entregas pasadas, siempre había un guiño hacia Méjico que me enganchaba, en esta ocasión no lo hubo. De nuevo, si me permiten la deliberación, creo que Winslow nunca volverá a escribir nada tan genial como “El poder del perro” y su secuela “El cártel”, pero, evidentemente, esa es mi opinión.

Considero que fue un error comenzar con el final (¿?) del libro, e irlo todo desarrollando, no sé, no es mi forma de leer. Y aunque el comienzo es complicado y un poco tedioso, conforme avanzan las páginas, también avanza la tensión. No te das cuenta cuando también ya te encuentras inmerso en toda la calaña en la que los personajes están. Así que mantenemos la fórmula ideal: violencia, tipos duros, y sentimientos humanos a flor de piel.

Creo que haberle dado un toque realista (como en ocasiones anteriores) le da muchísima profundidad, esta vez se basa en algunos altercados raciales que azotaron Estados Unidos hace unos años/meses. Eso fue algo que destaco, y que aún me pone a pensar qué tan podrida puede llegar a estar la sociedad. Aunque el tema racial en México no es muy sonado (es más malinchista), el racismo existe, y sigue siendo un problema grave que no se puede controlar.

Diría que es buen intermedio, un buen final y un excelente cierre, una vez que te montas en la moto de emociones Winslow no quieres parar, y harás todo para estar en primera fila, siempre y cuando no te salpique el desastre que hará. Es un buen libro, pero no lo mejor de él, aun así, estuve feliz y emocionado por leerlo. Winslow sigue siendo de mis autores favoritos, y los siete libros que he leído de él lo prueban.



¿Puede haber corrupción en “La fuerza”?  

Citas

"Si te dedicas a patrullar las calles, piensa, es mejor que seas arrogante. Si alguien intuye que no te consideras la hostia, acabará contigo. Te coserá a tiros y te follará por los orificios de entrada."

"Una voz cargada de promesas y serenidad."

"Podría caer en el alcoholismo, piensa, pero tengo un ego demasiado grande como para convertirme en un estereotipo."

"Seas blanco o negro, todo el dienero es verde."

""Echa el freno. Aclara esa puta cabeza. Esto no es un  sueño, es tu vida. Un paso en falso y el resto de tu puñetera vida se irá al garete. Despeja esa cabeza de idiota que tienes."

"Las pesadillas etilicias son las peores. Tal vez porque el cerebro ya está jodido y dispuesto a ceder ante la mierda más infecta que tengas almacenada en él."

"A veces, lo que abre la puerta a la traición no es la mentira que cuentas, sino la verdad que callas."

"Nuestros comienzos no pueden conocer nuestros finales, nuestra pureza no puede imaginar su corrupción."




miércoles, 30 de agosto de 2017

Reseña de Los lideres comen al final por Simon Sinek

¿Por qué todos tan felices, no tienen hambre?
Título: Los lideres comen al final
Autor: Simón Sinek
Editorial: Urano
Género: Liderazgo
Libros leídos del autor: 1
País donde sucede: Estados Unidos
País de origen del autor: UK
Año de publicación: 2013
Páginas: 300+
Días para acabarlo: 28
Calificación personal: 5/5

Previo: ¿Líder o jefe?

Tengo una costumbre/manía cuando voy a entrevistas de trabajo y esta es preguntar/cuestionar a los entrevistadores de ciertas cuestiones, pero solo lo hago si me generan respeto o empatía, esto lo hago para crear un ambiente de confianza (aunque no todos lo hayan tomado así) y que vean que no soy un candidato cualquiera, que intento ser diferente (seguro estos cuestionamientos me han costado vacantes importantes), pero imagínense ¿qué tipo de dirigente tenemos si no puede soportar un cuestionamiento? En alguna entrevista reciente le pregunté a la persona que me entrevistaba si era un líder o un jefe (por suerte funcionó y me quedé con la vacante), su respuesta me asombró, y me dijo que estaba en el camino a ser un líder porque sabía que nadie era perfecto, y mantenía aun algunas actitudes incisivas de jefe, no pudo haber una mejor respuesta. Ser un líder no es cosa fácil, cargas con el peso de un equipo o incluso una organización, por eso la frase de los lideres comen al final, cuando la mesa está servida. Así que yo cierro este párrafo con la frase que concluye el libro: Seamos los líderes que deseamos tener.
               

¿Cómo lo conseguí?

Después de haber visto un video del autor explicando “el círculo de oro” me comenzó a gustar, pero cuando vi el video de “Millenials en el lugar de trabajo” supe que tenía que leer a este autor.


Un poco acerca del autor…

De origen inglés, una de sus charlas fue de las más vistas en una conocida página de internet que muestra tópicos similares. Meses después escribió su primer libro “La clave es el por qué”, y se ha mantenido dando charlas motivacionales, y escribiendo. En pocas palabras haciendo al mundo laboral un lugar mejor.

Reseña

Este es un libro bastante complicado de reseñar, porque no puedo decirles cómo ser un buen líder o las lecciones que mencionan (teóricamente podría, pero no sería el mismo efecto), pero lo que sí puedo hacer es mencionar algunos ejemplos o situaciones que me dejaron impresionado:

Conceptos: empatía, circulo de seguridad, seguridad en el liderazgo, estrés (cortisol), sustancias químicas (endorfina, serotonina, dopamina y oxitocina), confianza en el trabajo, relaciones correctas, importancia de jerarquías, líder en persona, motivación, confianza en los otros, abundancia y abstracción, innovación y cultura, cooperación, liderazgo, adicciones, Millenials, camaradería.

Casos, ejemplos: Johnny Bravo, 3M, Next Jump, moto de nieve en el desierto, Capitán Marquet, marines, analogía eléctrica con liderazgo, Apple.


Opinión

Creo que este libro ha sido uno de los que más he disfrutado (y, por ende) tardado en leer, creo que el último libro que me llevó tanto leer fue “American Gods”, pero en este particular caso yo elegí que durara tanto, yo quise leerlo despacio y rescatar tantos conceptos como si fuera posible.

Siempre he sido enemigo de la autoayuda, me refiero a ¿por qué alguien debería decirnos como ayudarnos a nosotros mismos? ¿no somos lo bastante capaces para ayudarnos nosotros mismos? Al parecer no, y millones de personas que alimentan está sucia industria (y la de los antidepresivos) lo demuestran. Este libro es diferente porque se basa en hechos reales, ideas científicas, y no te venderá que tienes la capacidad dentro y debes buscarla en los siete mares, no, sino que ser líder es un trabajo duro (pero redituable) que no todas las personas quieren o pueden llevar a cabo.

Hubo cientos de conceptos que me llevo, ejemplos que quiero poner en práctica y casos de uso que definiré y estudiaré, pero hubo en particular una parte que habla de las sustancias químicas del cuerpo humano y la forma en la que nos hacen actuar y relacionarnos, que me encantó. Además, el ejemplo de lo que las redes sociales, los Millenials, la motivación y las adicciones pueden hacer en esta sociedad, me parece de lo más acertado y contemporáneo posible.

Sin duda ha sido uno de los mejores libros de este año, lo disfruté y lo prediqué mientras lo leía (lo seguiré predicando) muchas de las valiosas lecciones. Esto no ha sido más que un parteaguas para comenzar estos libros, que intentaré leer a la par de todas las novelas, lecturas y cosas “inservibles” que me zampo a diario. Por supuesto que habrá más del autor aquí, pero en unos meses, hay que procesar y aplicar las enseñanzas.

Así que ya saben, si quieren ser buenos líderes, o al menos comenzar de la forma indicada, este libro es el indicado. Por supuesto que lo recomiendo (está a buen precio en Kindle) para todo tipo de personas. Luego me agradecen.


¿Está usted dispuesto a comer hasta el final? Eso y más le costará ser un líder verdadero

martes, 29 de agosto de 2017

Crónicas de viaje: Provincia conoce a provincia



Sába-DOH

Crudo. Maldita sea. Aún tengo el sabor de la cerveza en mi paladar. Mejor me vuelvo a dormir. Cierro los ojos y caigo en el sopor inducido por los restos de alcohol en mi ser. Espero que mi cabeza duela menos al abrir los ojos. Recuerdo la noche anterior: cumpleaños de mi mejor amigo, un chingo de cerveza alemanas y tradiciones atávicas que conservamos desde la preparatoria. Podría explayarme, pero eso es material de una crónica nocturna.

No es carta blanca, pero funciona.
Vuelvo a despertar, desayuno una pancita -levantamuertos- con mi madre, después vuelvo a alistarme, tengo una cita en el centro, una cita cultural. Minutos después llego, ella está viendo la opera a lado de Bellas Artes. Batallo un poco para encontrarla, pero lo hago, la abrazo por detrás y nos ponemos en marcha. Caminamos sin rumbo, aleatoriamente por las calles del centro, me pierdo un poco (as always), y llegamos al museo San Idelfonso. Yo había visto que había una exposición de un fotógrafo colombiano en México y se me había antojado (sí estuvo bueno el recorrido), así que entramos. Después de caminar un rato fuimos a una cafetería (improvisada) cerca del museo: Cafetería Sor Juana.

Después de comer, el vicio nos ganó y fuimos a un bar de Regina. En este punto déjenme decir que siempre se me olvida a que la chica de las citas culturales no gusta mucho de las cervezas artesanales, y yo me intenté mostrar conocedor y llevarla a un bar alternativo. Pequeño error. Llegamos a El mexicano bar, y pedimos dos tarros, una de red ale y otra stout, al principio puse resistencia (aún tenía pequeñísimos atisbos de cruda en mi ser), pero una vez conectada la cruda, todo lo demás es mero trámite. Acabados los tarros, fuimos a un bar más convencional, y aquí es donde la crónica toma sentido, un provinciano nos visitaba (sí, otro), mi primo de Mérida llegaba por viaje exprés a la ciudad. Así que se nos unió en el bar de San Jerónimo, Jerónimas. Aquí empezaron las charlas introductorias y en lo que tomamos sabor, nos acabamos las cervezas y ya nos íbamos a otro bar.

¿Qué dices Mameitor?
La segunda parada fue: El talismán de motolínea (lugar al que no había ido con ninguno de los dos), aquí tomamos cerveza y él un poco de mezcal, la novedad fue que yo pedí una guacamaya -miamor- y ella un ramen (sort of) en el restaurante de al lado. La música era extrañamente bailable y hípster, celebro. Después de un par de tragos y varias pistas shazameadas, había que continuar.

 Seguíamos, los tours conllevan muchas paradas en una noche: El último bar de la noche sería (después de negar El de banda y un antro gay) Bósforo, un viejo conocido. El alcohol se estaba mezclando un poco en la sangre, pero nada grave, ustedes saben que lo que me matan son las desveladas, no las borracheras. Pedimos un par de cervezas oscuras, y brindamos, siempre brindamos por cosas y personas nuevas. Eran más de las dos a eme, y lo más prudente fue pedir Uber. Exacto, mañana sería día de bicicleta, y yo no escaparía. Nos despedimos, y quince minutos (trece, acabo de revisar el ticket digital) después estábamos en casa. Había sido un día largo, pero maravilloso. Aprendimos tanto… de provincia.



Foto hipster






















Domin-WOW

Llamada de “Juan Carlos” a las ocho treinta y nueve, tenía menos de una hora para activarme. Me ducho, aunque mis ojos se cierran debo apurarme. Mi padre llega, subimos las bicicletas al auto, pero hay una pequeña diferencia, mi primo nos acompaña. El viaje transcurre normal, paramos por café y llegamos al desierto de los leones. Mi padre y yo haremos la ruta de siempre y mi primo verá el convento y sus alrededores. Horas después, cuando todos hemos concluido nuestras actividades, bicicleta y turisteo, procedemos a desayunar en la parte de abajo, quesadillas y tacos para todos.
Vamos de vuelta a la ciudad, y el sueño me ataca de nuevo, me quedo dormido por más de media hora, necesito dormir más, y tenía que hacerlo en algún lado. Al llegar a casa, le llamo a la chica de las citas culturales, y le digo que, si quiere acompañarnos en el día dos del Macizo Tour, ella acepta gustosamente, y la cito en un lugar cercano a casa, planeaba dormir al menos media hora más, pero una visita familiar lo impide. A las 16 horas, ella llega y me trae un frappuchino sabor mango, son ese tipo de gestos lindos que rescatas de las personas.
Harry Postres
Nos dirigimos a Coyoacán, dejo el auto cerca del mercado, y damos una vuelta cerca del parque, adultos mayores bailando y cuadros de arte. Un elote asado. Una pequeña iniciativa social: #CuentaConmigoMéxico donde los ciudadanos escriben un compromiso y le ponen un candado para asegurarlo en una reja que está a la vista del público; los tres participamos: ser más paciente, ceder el paso, ser menos provinciano, e te ce, e te ce. Parada exprés en “Harry Postres” y sus aguas con nitrógeno. Las quesadillas han hecho digestión y hacemos una parada en un local de tortas ahogadas, nada espectaculares, pero cumplen su función. Paso al cajero, y compruebo mi mediocridad, la quincena se ha esfumado en tres días, típico de Juan, pero sé que dios proveerá…espero. (y mágicamente lo hizo)
Ser menos provinciano, pls
Después vamos al bar “El mezcalero”, él pide una cerveza artesanal stout, y nosotros pedimos cocteles de mezcal, cocteles de mezcal tremendamente gays, pero tremendamente deliciosos, con todo y sal de gusano escarchada. Es una parada rápida, y después de tararear, “Pumped up kicks, Rude, y We are Young”, pasamos a “La Bipo” otro bar de la zona bastante concurrido, como dato (y por si no sabían, como yo) el dueño es Diego Luna. Aquí pedimos una Heineken Big y ella (as always) pidió una Carta Blanca (mejor debería llamarla la chica de las cartas blancas). La noche se ceñía y al parecer el hambre volvía. Las horas pasaban más rápido que ayer.
Notese la carta blanca, siempre

Cocteles de mezcal
El provinciano quiere pizza, y después de una serie de negativas y errores de lugares, optamos por una pizzería que habíamos visto en todo el día caminando. El restaurante bar es “La Luna” y severos minutos después de que pedimos nos traían apenas las cervezas. Creo que este fin bebí más cervezas que en todo el mes (dato inútil). La pizza fue una mezcla de pera con queso de cabra y boloñesa. Obviamente todos preferimos la de pera con queso. Eran las diez de la noche y ya debería estar durmiendo, o eso había planeado, El Macizo Tour estaba acabando (carita triste). Regresábamos al carro y después de comprar churros (para llevar), procedí a llevar a su casa a la chica de las citas culturales. En el camino de ida nos agarró la lluvia, pero fue rápido, el camino de vuelta lo fue más. Siempre se disfruta estar acompañado de alguien mientras manejas…y oyes la hora nacional.

Quedense con personas que los miren como yo miro a mi torta ahogada


El lunes (hoy, mientras escribo la crónica) mi primo el provinciano va volando a Mérida… pero atentos que esté solo fue el Macizo Tour 1.5, en septiembre viene el 2.0… atentísimos.

¿Propuestas para ese tour? Lugares, ciudades, Airbnb, todo vale…