¿De qué va todo esto?

Sencillo. Me gusta leer, pero me encanta escribir. Pienso que es una forma de relajarse y expresarse donde nadie nos puede callar.

Son mis crónicas, reseñas, escritos, pensamientos de los libros que he leído. Intentaré subir uno cada semana.

Estoy en proceso de escribir, así que los comentarios son totalmente apreciados. Me considero un "escritor estúpidamente apasionado".

El punto de todo esto es sientas lo que yo sentí al leerlo e imagines los pasajes como yo lo he hecho. ¡Que leas el libro!

miércoles, 17 de enero de 2018

Reseña de El amor dura tres años de Frederic Beigbeder

Colorful
Título: El amor dura tres años
Autor: Frederic Beigbeder
Editorial: Anagrama
Género: Ficción transgresora
País donde sucede: Francia
País de origen del autor: Francia
Libros leídos del autor: 2
Páginas: 168
Días para acabarlo: 1
Calificación personal: 5/5

Previo: El amor dura tres meses

Por distintos motivos creo que el amor dura tres meses, o eso es lo que la vida me ha hecho creer con mis últimas relaciones, tal vez estoy exagerando y puede que el amor sí dure tres años, porque ahora que me pongo a meditarlo totalmente porque justamente una “relación” de “tres años” está por acabar. La vida es misteriosa y sus caminos llenos de opciones, ya sé que sueno como solterona resignada a que jamás encontrará el amor, pero estoy seguro que en estos momentos lo que menos quiero es conseguir un amor, y menos de tres años.

¿Cómo lo conseguí?

Seguía con los libros Kindle, y mágicamente recordé al autor, lo demás es historia, además que la sinopsis no iba nada lejos de mi situación.

Un poco acerca del autor…

Segundo libro del autor, y este es el tercero de la saga, me enteré demasiado tarde, pero ahora quiero leerlos todos.

Reseña

El personaje se debate en su decadente matrimonio, ha llegado al tiempo límite y todo se ve perdido. Así que decide ponerle fin, y se pone a celebrar.

Pero no es que sencillamente el amor se acabe, siempre hay cosas detrás que influyen a que el amor se acabe y aquí podremos verlo. A través de la radiografía de un tipo enamoradizo y melancólico se presenta “el amor dura tres años” un ensayo autobiográfico/ficción que nos narra cual es la agonía que se sufre en un matrimonio.

Opinión

Siempre intento no culpar a los libros cuando no me gustan, pero cuando me gustan simplemente lo hacen, no intento el saber por qué. En esta ocasión me pregunté por qué, sobre todo por el hecho de que tenía opiniones divididas. Pues bien, al final fue fácil saber por qué me gustó, y fue por el tiempo sentimental que pasaba, nada más ad hoc.

Claro que la trama no es trabajada, ni sorprendente, ni disruptiva, lo que hace bueno al libro es la narrativa, esas frases tan naturales que le salen de su desgarrado pecho. Entre un ensayo ficcional, autobiográfico e imaginativo, pasaremos de la dicha a la ira, de la tristeza al amor, y del odio a la melancolía.

Es una novela breve, con ciertos episodios graciosos y hasta depresivos, definitivamente creo que él pudo haber sido más largo. El libro es bastante predecible, incluso el final puede no acabar de agradarte, pero lo que te engancha es la estúpida necesidad del personaje por el amor-odio.

Me gustó, y no quise disfrutarlo más, lo devoré en un solo día, y lo haría de nuevo. Habrá más del autor por aquí.

Entonces… ¿Cuánto duró su último amor?

Citas

"El amor es un combate perdido de antemano. Al principio, todo es hermoso, incluso tú."

"Reflexionar entristece; la vida debe ganar la partida."

"Las fiestas le fueron concedidas al hombre para que pudiera esconder sus pensamientos."

"Creí que estaba buscando el amor hasta el día en que me di cuenta de que lo único que deseaba era huir de el."

"Decide de, de ahora en adelante, siempre se masturbará ante de salir para no caer en la tentación de acabar cometiendo cualquier disparate."

"Harto de esas chicas con las que te acuestas y junto a las que odias despertar."

"Nos separamos igual que nos habíamos casado: sin saber por qué.."

"Nos apiadamos de los que sufren, pero no de los que dañan a los demás."

"Hay noches en las que dormir sería un lujo. Dormir para poder despertar de esa pesadilla. A uno le gustaría pulsar la tecla suprimir sobre su vida. Ya que, cuando uno hace sufrir a otra persona, el más perjudicado es uno mismo."

"El hombre es un animal insatisfecho que se debate entre varias frustraciones."

"¡Qué perdida de tiempo querer matarse cuando uno ya está muerto!"


"Amar a alguien que también te ama es narcicismo. Amar a aluien que no te ama, eso es amor."

"Nada me gusta tanto como la contradicción entre un rostro angelical y un cuerpo de zorra."

"Porque el amor no es unicamente; sufrir o hacer sufrir. También puede ser ambas cosas."

"No existen mujeres feas, solo vasos de vodka demasiado pequeños."

"Creo que mi problema es que me namor pero no consigo permanecer enamorado."

"La mejor manera de no echar de menos algo es olvidarlo."







viernes, 12 de enero de 2018

Fragmento 355: "No me gustan los aeropuertos"

La verdad es que no me gustan los aeropuertos, pero tampoco los detesto. No me gustan las despedidas, me considero un hombre/persona/cosa fuerte, pero uno de mis puntos débiles son las despedidas. De los cientos de defectos que tengo, que una persona se marche de mi vida por algún periodo de tiempo, me afecta más que a los demás.

Volvamos al aeropuerto. Este día no he visto una propuesta de matrimonio, ni carteles, ni cohortes de familias que incluyan a la típica abuelita en silla de ruedas, no, solo he visto un par de escuetos globos, y las flores que llevo en la mano. Por supuesto que estoy nerviosísimo, pero el punto es no demostrarlo, y si has caído en el error de demostrarlo, solo puedes superarlo. Respirar, y decir, ya, está bien. Ahora que recuerdo nunca la vi nerviosa, ni siquiera el día que conoció a mi madre.

Estoy de pie en la puerta veintitrés, en todos mis sueños/ensoñaciones de aeropuertos siempre recuerdo el número veintitrés, tal vez ni siquiera hubo puerta veintitrés, o ni siquiera hubo sala de espera veintitrés, pero en mis sueños siempre aparece, por eso estoy parado aquí. Esperando. Contando el tiempo, los segundos. Los días que pasaron.

Recuerdo que la gente posee costumbres en los aeropuertos, la primera que me llega a la mente es en la que no debes voltear cuando tú eres el que te vayas, porque si no será el peor vuelo, te la pasaras llorando, arrepintiéndote y cuestionándote si fue (fui) lo correcto. Por eso no volteo atrás o al menos lo intento. ¿Pero qué sucede cuando tú eres el que se queda? ¿Acaso alguien se interesa por lo que les pasa a los que se quedan? No, apuesto a que no. Quedarse es todavía doblemente más difícil que irse, cuando te vas es porque sigues tu sueño, sigues una aventura. “Aquellas personas que en verdad nos aprecien nos suplicarán que nos marchemos.” Meses después he comprendido esta frase.

Miro el tablero. Busco por los vuelos, sé qué número de vuelo es, me lo he aprendido durante toda la semana. Tan solo me llevo media hora. FGJ215. Directo, sin escalas. Como el amor que profesamos, directo, sin escalas, profeamor. En mis audífonos suena “Born Slippy”, no me había sentido con tanta prisa antes.

Miro el techo, otro defecto que tengo desde la secundaria, creo que hallaré las respuestas mágicamente en los techos. En el techo del auto cuando estoy atorado en el tráfico, en el techo del avión cuando volvía a casa, en el techo del bus cuando no podía dormir, en el techo del cuarto mientras hacíamos el amor. Techos, techos en todas partes.

El vuelo tiene una demora. Quince minutos. Quince minutos agónicos más que se agregan a la espera, una espera que me has puesto por meses. Mis manos siguen temblando.

Doy vueltas en el aeropuerto, me dedico a ver las caras de las personas, de las que lloran, de las que están impacientes (como yo), de las que están felices. Todas. Las miro una y otra vez, me aprendo sus gestos, quiero acabar de comprender como es que funcionan. Intento, intento. Los quince minutos se van mientras yo miraba a una dependienta que le despachaba una especie de sándwich a una madre y a su hijo. Estoy impaciente y me apresuro a la puerta veintitrés. Born Slippy, suena de nuevo.


La puerta se abre, la marabunta de personas salen. No te veo a primera instancia, y ruego que no te hayas arrepentido, y me hayas dejado varado en este aeropuerto en medio de la nada. Hasta que te veo caminar despreocupadamente por la puerta, tu sonrisa, tu gracia, pierdo el habla y busco las palabras correctas. Hola.

miércoles, 10 de enero de 2018

Reseña de las particulas elementales de Michel Houellebecq

Demasiados hombres maduros en una portada...
Título: Las partículas elementales
Autor: Michel Houellebecq
Editorial: Anagrama
Género: Ficción transgresora
País donde sucede: Francia
País de origen del autor: Francia
Libros leídos del autor: 1
Páginas: 328
Días para acabarlo: 6
Calificación personal: 4.2/5

Previo: Tratar de encontrarnos, explicarnos, desenfrascarnos

Regularmente no comprendo ciertas cosas de la existencia humana, infiero que me hace falta estudiar un poco más de filosofía, sociología o algo de ello. Muchas de esas veces no comprendo las motivaciones humanas, ¿por qué hacemos lo que hacemos o somos lo que somos? ¿Costumbre, genética, determinación? ¿Un poco de todo? El punto de todo esto se resume a para que queremos “conocer” el ADN humano. ¿Sabemos lo que implica? ¿Perfección, cero enfermedades, cero debilidades? ¿Qué pasaría en un mundo donde todos fuéramos perfectos y no enfermáramos? No moriríamos, y eso sería jodidamente aburrido. No habría más diversión, y por supuesto que no podríamos morir jóvenes…

¿Cómo lo conseguí?

Otro misterio que no estoy seguro como se desencadenó, pero he de confesar que este libro me lo habían recomendado hace muchos años atrás.

Un poco acerca del autor…

Autor de origen francés, de la gran ola de los noventa que se volvió a la transgresión. Habrá más de él acá.

Reseña

Michel y Bruno son hermanastros, con infancias casi igual de traumáticas, han crecido y sus vidas han tomado polos diferentes, mientras uno se dedica a escribir y dar clases, el otro se dedica a realizar investigaciones en materia de genética. La vida de ambos converge en distintos puntos, y personas.

A través del retrato personas racionales, que a duras penas comprenden la vida, se presenta “las partículas elementales” una de las obras más sonadas del autor. ¿Podrá tener algo que ver la genética con la transgresión?

Opinión

Al día de hoy he leído montones de libros transgresores, pero he leído pocos como éste, al menos creo que este es demasiado particular. La mayoría de los libros transgresores tienen una constante, y es que hablan de alcohol, drogas y mujeres en cada parrafo; pero es su base, éste no, su base es el raciocinio. Y hasta algún punto podría parecer curioso o contradictorio… pero la forma en que es transgresor es porque inserta estas situaciones racionales en un mundo transgresor.

Clubes nocturnos, swingers, comunas hippies, desviados sexuales, homosexuales, esto y más encontraremos en las páginas de este fenomeno, pero no de una forma sórdida u hostil, sino de una forma pasiva e intelectual. Claro que hablar tanto de cosas “científicas” realentiza la trama, y sobre todo darle tanto pasado a los personajes también lo hace, pero no está del todo mal.

En cuanto a los personajes tenemos un poco de A, B, C, D. Todos tienen su encanto por más lentos o lerdos que sean, o por más desviados y extravagantes. La primera mitad se me hizo lenta, pero una vez que me enganché después de la segunda ya no pude parar y me lo zampé de una forma fuera de lo común.

Gracias a la persona que me lo recomendó, aún tengo libros pendientes. Habrá más del autor, pero no pronto.

¿Dónde se encuentran las partículas elementales, en ella o en él?

Citas

"Siempre es curioso oír a los demás hablando de nosotros, sobre todo cuandono parecen darse cuenta de nuestra presencia."

"Éste es uno de los principales inconvenientes de la extrema belleza en las chicas, solo los ligones experimentados, cinicos y sin escrupulos se sienten a su altura."

"Desde la primera vez que estuvo en casa de su madre se dio cuenta que los hippues nunca lo aceptarían."

"No era bonita, pero tenía un bonito coño, tan bonito como cualquier otro."

"Ella se dió cuenta de que la vida de los hombres es una sucesión interrumpida de mentiras."

"Tenía los mismos deseos, y era consciente de que lo más probable era que no pudiera satisfacerlos."

"Las mujeres eran tan amables... contestaban a la agresividad con conmpresión, al cinismo con dulcura. ¿Qué hombre se portaría así?"

"Hoy es el primer día del resto de tu vida."

"Una mentira es útil cuando permite transformar la realidad, pensó, pero cuando la transformación fracasa, solo queda la mentra, la amargura y la conciencia de la mentira."

"Me habría gustado ser un pecador, pero no lo conseguía."

"Él no conseguía penetrarla, pero lo que más le gustaba era dormir a su lado, sentir su carne viva."

"Es una idea rara, reproducirse cuando uno ama la vida."


viernes, 5 de enero de 2018

Fragmento 966: Dibújame un corazón

Paso mis manos por mi boca. Ansiedad otra maldita vez. Paso mi índice por mis frontales, toco mis caninos y siento las muelas. Separo mis labios de mi boca, le impregno un poco de fuerza, me gusta el tacto de algo en mi boca que no sea mi lengua. Tecleo frenéticamente. Repito. Toco mi lengua, casi tocando mi campanilla, ahora lo hago más fuerte, me encanta jugar con mi boca. Todavía hay restos de vómito y cocaína, todavía hay restos de ayer, de anteayer, del pasado. No he podido dormir, no porque no haya querido, no porque no haya deseado, lo deseo con todo mi maldito ser, simplemente fue demasiada cocaína. Más tecleos. Vuelvo a los tecleos.

El celular vibra, hasta hace unos minutos yo estaba en posición fetal, recordándola, mientras miraba ese celular. Recordando su suave tacto, como pasaba mis manos por mi espalda en los días fríos, incluso puedo recordar su tacto en los días difíciles, hasta que me dejó. La única cosa que falta eres tú, dijo antes de marcharse, así sin más. Miro el teléfono, me saca de la ensoñación, me regresa al mundo antes de que todo se complique. Sigue vibrando, número desconocido, pero sé quién llama. ¿Responder? No lo sé, no es lo obvio. ¿Por qué me gusta hacer esto? ¿Por qué me gusta autodestruirme cada quince minutos con su recuerdo? Lo que sé, es que hay un placer irreversible en mirar el teléfono paranoicamente esperando tú número, tu rostro, tú. Sé que no vas a llamar.

¿Cuál era mi nombre? ¿Importa? Mi voz suena demasiado ronca, debido a todo lo que me he metido en las últimas veinticuatro horas. El teléfono sigue llamando, decido contestar, su voz suena del otro lado. Demasiada interferencia. Le brindo mi dirección, y me levanto a la computadora. Ingreso a la página, abro la bandeja de entrada de esta sórdida página, Deep web. Veo que el pez ha picado el anzuelo. Juro que no es una pose de superioridad, no quiero fingir, solo no puedo dejar de tratarlas de una forma despectiva. ¿Mesera? ¿Cocinera? ¿Secretaria? Se me ocurren cientos de apodos despectivos, cientos de formas de destruirlas, pero hemos de ser pacientes, siempre hemos de ser pacientes. Sigo tecleando. Fingiendo que tengo gustos extravagantes. Fingiendo que quiero saber de las cosas que ni a tu madre le importan. Fingiendo que todo lo que me dices me importa. Ah, ah, ah.
Suena el timbre de la puerta, picazón en mi nariz, necesito otra línea, la necesito a ella. Antes de llegar a la puerta me miro en el espejo, y antes de contemplar la forma que está delante de mí, miro a mí alrededor. Todo hecho un desastre, comida en el suelo, cartones de leche agria, ropa sin lavar, condones sin usar. ¿Qué dirá ella cuando me vea? Lleno de ojeras negruzcas, labios partidos y ojos hinchados. Me gusta el sabor de mi sangre, pero detesto su olor.

Abro, ella entra, viene con otras dos chicas, me dejo caer pesadamente en el sillón, caigo sobre una caja de pizza, les ofrezco más cocaína, mi cocaína. Quiero besarlas, subyugarlas, lamerlas, quiero controlar a cada una de ellas. Me recuesto despreocupadamente, suben mi manga, me besan. Colocan la liga y me inyectan. Un chute. Cuando la sustancia entra, inmediatamente mis ojos se ponen en blanco y olvido a M por un segundo. Un frugal y fugaz segundo. Por segundo imagino absolutamente todos mis problemas en la Tierra, y los veo desvanecer. Imagino que el teléfono suena, imagino su voz reprendiéndome suavemente, imagino que me perdona y que viene en mi rescate, imagino que necesito ser salvado. Nada más equivocado. Si no estuvo aquí en tu gloria televisiva, no lo estará cuando ni siquiera puedas sacar la basura. Ah, ah, ah.

Una nausea me ataca, un ataque. Regurgitación. Ah, ah, ah, una de ellas me lleva al lavabo, posa sus manos frías en mi espalda desnuda, y me estremezco. He perdido unos kilos, me sienta bien, a mi muerte le sienta bien. Sus manos tocan toda mi espalda, ahora en vez de ser una caricia forzada es una caricia desesperada, y yo dejó ir lo último que tengo el estomago en el último suspiro. No me pide que me lave, me levanta así, yo sigo demasiado arriba para que me importase; saca una navaja de su bolsillo, pienso que es para esnifar otra línea, pero no, va a mi pectoral y deja una marca, su inicial. S. Ese, la ese de Superman, la puta ese de Superman. No me había sentido tan vivo en horas. Me dice que daremos un paseo, y que me mostrara lugares de los que nunca me querré ir. Les llama a sus amigas, y todas vienen. Todas se refieren a lo mismo, con más o menos palabras, todas dicen que nunca las olvidaré, pero en la mañana apenas puedo reconocer mi rostro.

Pasamos a la cama, en realidad de igual si estamos en el sillón, en la cama o en el piso, solo necesito dejar de ser yo, solo necesito dominar a alguien más. Necesito transformarme en esa persona que no odio cada mañana, necesito transformarme. ¿Necesito ayuda? ¿Qué es lo único que sirve para mí? Si no me puedo dominar a mí mismo, podré dominar a alguien más. Tonos de negro, tonos de azul. Me quedo mirando al techo. Una de ellas se acerca a mí, y me tapa con su vestido, comienza a besarme de una forma animal, guía sus manos a su entrepierna, pasando por sus pechos, todo se vuelve más borroso con cada tacto y encuentro lo que pensé que encontraría. Cierro mis ojos y me dejo llevar. La última chica ha entrado, y ni siquiera puedo reconocer su rostro.


Ya he agendado la próxima cita de mañana, ah, ah, ah. 

miércoles, 3 de enero de 2018

Reseña de 13.99 euros de Frederic Beigbeder

¿Y cuánto vale mi dignidad en francos?
Título: 13.99 euros
Autor: Frederic Beigbeder
Editorial: Anagrama
Género: Ficción transgresora
País donde sucede: Francia
País de origen del autor: Francia
Libros leídos del autor: 1
Páginas: 272
Días para acabarlo: 5
Calificación personal: 5/5

Previo: ¿Qué es la publicidad?
Antes de definir que es la publicidad se debería decir que tipo de definición queremos, si la falsa o la verdadera. La definición falsa sería algo así como: aquellas estrategias que usan las empresas para vendernos sus productos. La definición verdadera sería: aquellas estrategias inconscientes y desleales que usan las empresas para vendernos mierda que no necesitamos. Las empresas son especialistas en crearnos un hoyo, y un vacío, para hacernos creer que no nos hace falta nada…o hacernos creer que nos falta todo. Podríamos ser los reyes del mundo y aun así nos haría falta algo; eso es la publicidad, generar una falsa felicidad con pequeñas brechas que se pueden llenar con productos. Las empresas se nutren de nuestra infelicidad para vender más, para vendernos a alguien más. Pero, esperen, al final del día, ¿de quién es la culpa? ¿De ellos o de nosotros? Mercado libre… entre mayor oferta… más infelices somos.

¿Cómo lo conseguí?

La forma en la que llegué a este libro fue bastante curiosa, me encontraba viendo una película inspirada en un libro, así que mi mente relacionó el autor del libro con una búsqueda aleatoria y así llegamos a ésta maravilla.

Un poco acerca del autor…

Justo ayer me ponía a leer su biografía, una muy interesante, si me preguntan. Por ejemplo, él concluyó este libro justo antes de que lo corrieran de una agencia de publicidad. Habrá más del autor por aquí.

Reseña

Es la historia del mundo creativo, de un creativo en el mundo de la publicidad. Un mundo que despotrica contra sí mismo, y se basa en el personaje para exhibir las cosas “buenas”, las cosas malas.  Mientras leemos, somos consumidos por una vorágine de malas decisiones, drogas, alcohol y aún más publicidad que al principio.

A través del retrato de una persona que no tiene más que perder, se mostrarán las  verdaderas necesidades, la infelicidad, y la ausencia de aquellas cosas que la publicidad nos promete, solo nos traerán más soledad y amargura.

Opinión

La idea era leer el libro A (que semanas después sí leí), pero después miré el B, y terminé leyendo éste, que fue la opción F. Más que una casualidad yo creo que es una casualidad.

Creo que queda totalmente claro que esta novela debería ser leída por TODAS aquellas personas que estudian, estudiaron o piensan estudiar algo relacionado a la publicidad; para: desmentir lo que aquí dice, corroborarlo, o solo dejarse seducir por este tipo de vorágines sensuales. La narrativa sabe a mis autores transgresores favoritos, con sus marcadas diferencias.

Es una novela bastante ácida e insensible por partes, que muestra muchísimo más de lo que es la publicidad, nos muestra todo aquello que gira alrededor, pero sobre todo las cuestiones que nos orillan a comprar las mierdas que no necesitamos

Realmente me gustó, pero ahora que han pasado varios días, creo que pude haberlo disfrutado un poco más, y me refiero a que el libro habla de aquellas cosas que sabemos, pero no queremos darnos cuenta. Además la forma de narrar es enganchadora.

No puedo negarlo, tengo debilidad por leer estos libros, y el libro A lo sabe. Claro que habrá más del autor en el blog, y más de nuestra bien amada ficción transgresora.

¿Y cuánto vale su dignidad? Estoy seguro que más que 13.99 euros... ¿o no?
Citas

“No se puede obedecer y transformar el mundo al mismo tiempo.”

“La gente habla cada vez menos; en general, cuando uno se esfuerza en decirte las cosas a la cara, significa que casi es demasiado tarde.”

“No sufrir te hace sufrir.”

“Me moriré solo como una mierda, vete, lárgate, rehaz tu vida ahora que todavía eres guapa, aléjate de mí. Me ahogo, no aguanto más, no sé ser … dese estar solo y tener únicamente aventuras pasajeras…”

“Las mujeres de la vida cuestan caras para que puedas ahorrarte a ti mismo.”

“Solo los seres realmente sensibles necesitan pagar para no arriesgarse a sufrir.”

“Déjame dejarte, deja que me marche, déjame convertirme en un joven gilipollas.”

“Con todas estas cosas que te pertenecen, y la vida confortable que llevas, lógicamente, estás obligado a ser feliz. ¿Por qué no lo eres?”

“Yo no follo con las chicas, prefiero perderlas.”

“Qué fácil resulta despotricar contra el sistema y, al mismo tiempo, contribuir a que funcione.”
“No es la naturaleza la que siente horror por el vacío.”

“Todos los  que critican la sociedad de espectáculo tienen una casa. Todos los que desprecian la sociedad de consumo tienen una tarjeta visa.”

“Un hombre enamorado es alguien a quien le gusta mirar a su mujer mientras duerme, y, de vez en cuando mirarla mientras goza.”

“Nos drogamos porque el alcohol y la música ya no bastan para proporcionarnos el valor necesario para hablar entre nosotros.”

“A nuestro alrededor la gente es tan narcisista que solo hace el amor consigo misma.”

“Divertirse es como suicidarse, solo que puedes hacerlo todos los días.”


“Cuando uno vive con alguien, deja de tener segundas erecciones. Uno no repite dos veces el mismo plato.”

domingo, 31 de diciembre de 2017

Top 10 de libros leídos en 2017

Año nuevo, vida nueva, libros nuevos, ¿o cómo era? La verdad no recuerdo que escribía en esto post así que (obviamente) me puse a releerlos, pero lo que sí recuerdo es que dije que estaba convirtiendo en tradición y ahora lo afirmo. Disfruto montones haciendo este post, y recordando todos los libros que pasaron por aquí, lo que no me gusta es que tengo que decidir, en lo que concluyo de elegir, vayamos con los datos duros:

¿Cuántos libros leí? 80. Yo tampoco lo creía, pero así fue, mi excusa fue que hubo demasiados libros cortos, (de entre 80 a 120 páginas). El promedio de páginas fue de 250 por libro. El más corto fue de 67 páginas y el más largo fue de 640. Promedié con un 3.9 de estrellas, así que no soy tan hater como todos creen. Finalmente me chuté cerca de 20,000 páginas. 1665 por mes. 55 por día. 27 por hora, considerando que leo dos horas diarias. Gracias a Goodreads y a Excel por estos cálculos.
Y ahora, el esperadísimo Top 10 (con algunas menciones) del 2017.



10. Suites Imperiales de Bret Easton Ellis

Uau, este perro se coló en los últimos días del año, justo cuando pensaba que ya teníamos todo definido, este libro se inmiscuyo. No es tan buen libro, aunque sí mejor que el antecesor, pero el verdadero motivo por el cual creo que debería estar aquí es porque hubo una escena que realmente me impresionó y me dejó secuelas. Un trío en el desierto. Si usted está dispuesto a leer alcohol, drogas y sexo en cada párrafo, léalo. Puedes leer la reseña aquí, y el comentario de Goodreads aquí.

Mención para 13.99 euros de Frederic Beigbeder

Realmente no pude clasificar este libro, pero me pareció ideal ponerlo cerca de Suites imperiales. Este libro es ácido a más no poder, sobre todo si consideras el hecho de que un tipo relacionado a la publicidad lo escribió, y despotrico contra él. Si estudias algo de marketing o relacionado debes leer este libro sí o sí. Aún no puedes leer la reseña, pero puedes leer el comentario de Goodreads aquí.




9. Trilogía John Cleaver  de Dan Wells

Había pasado tiempo desde que no devoraba una trilogía con tanto ahínco como devoré esta. Partiendo de una temática Young Adult (de la que nunca estuve de acuerdo) se presenta la historia de un joven que tiene pensamientos asesinos y debe luchar para controlarlos, a través de los tres libros se verá su evolución, sus problemas y sus avances. Puedes leer la reseña triple aquí, y el comentario de Goodreads de la 1, 2, 3.




Mención para Ciudades desiertas de José Agustín

Dudé si debería incluirlo o no, un libro que significa mucho para mí, porque además de ser del buen José Agustín lo leí en un momento clave. No creo que haya un libro que haya sido más ambivalente que este. La trama es sencilla, pero todo lo que esconde detrás es simplemente maravilloso. Me gustaron los monólogos y las escenas, el único punto negativo es que es un poco más abultado de lo que debería. Pueden leer la reseña aquí, y el comentario de Goodreads aquí.



8, El peruano imperfecto de Fernando Ampuero

Habían pasado meses desde que yo leyera a algún autor peruano, y aunque no es mi tipo de literatura favorita, comprendo los modismos, el clima, el panorama, y la jerga, así que eso les da extra empatía. Este libro es una descripción de cómo crece un peruano en Lima, una especie de ficción autobiográfica que menciona a las flacas, los viajes, el dinero y el trabajo. Sobra decir que evoqué mis días en Perú con él. Puedes leer la reseña aquí, y el comentario de Goodreads aquí.


Mención para Un soplo de aire fresco de Don Winslow

Esta probablemente fue la novela policiaca que más disfruté en todo el año, una novela que se dejó devorar, porque prácticamente se lee sola. Recuerdo los pasajes de Inglaterra como si lo hubiera leído ayer. Y ese final que me dejó esperando por más. La mala noticia fue que no leí su continuación (por miedo a decepción). Pero estoy seguro que este año lo haré. Puedes leer la reseña aquí, y el comentario de Goodreads aquí.



7. La dalia negra de James Ellroy

Uy, años sin que Ellroy estuviera acá, pero él siempre es un viejo confiable. Sí, aún recuerdo esas escenas memorables de sexo y violencia explicita. Sí, aún recuerdo la cara de la Dalia cuando atormentaba mis sueños, y aún recuerdo la narrativa de Ellroy. Es una novela negra perfecta, no hay más. Puedes leer la reseña aquí, y el comentario de Goodreads aquí.




6. Los líderes comen al final de Simón Sinek

Nunca pensé que un libro de "autoayuda" estuviera aquí (realmente no es autoayuda, es más como liderazgo), pero definitivamente soy una persona diferente después de haberlo leído. Un libro que está bien fundamentado y ejemplificado de lo que significa ser un líder. Definitivamente he de leer algo más del autor, todavía sigo estando en el camino de ser el líder que las personas aclaman. Me llevé cientos de conceptos e ideas claves, sobre todo enseñanzas que puedo predicar constantemente. Puedes leer la reseña aquí, y el comentario de Goodreads aquí.


Ya saben, que si quieren leer un libro realmente bueno sin necesidad de recomendación, están aquí.

5. La identidad de Milán Kundera

*inserta emoticón mostrando los dientes* Pasaron los meses, y supe que el libro había dejado huella en mi. Una huella profunda emocional; sinceramente creo que el libro no es tan bueno, solo que llegó en un momento clave. Aunque no me arrepiento de no tener las citas, algún día me gustaría releerlo. Como dije en la reseña, espero leer todo de Kundera, sin necesidad de perder a una persona en el camino. Puedes leer la reseña aquí, y el comentario de Goodreads aquí.


4. La fiesta de los niños desnudos de Imanol Caneyada

El único libro que salió en 2017 que está en el top, Caneyada ya es un viejo conocido para el blog. Con esta joya moderna, inclasificable de género, que ronda entre el thriller y la ficción transgresora, el autor se renueva. Si antes admiraba a Caneyada con esto se consagró. Y aunque he de leer todo lo demás de él, voy por buen camino. Advertencia, si usted es un trabajador que vive perfectamente en su zona de confort, por favor no lea este libro (ni mi puto blog), pero si hay una vocecilla en su cabeza que no lo deja dormir porque sabe que le hace falta algo a su vida, lea esta joya y dese la oportunidad de mandar todo al carajo…o no. Puedes leer la reseña aquí, y el comentario de Goodreads aquí.

3. Fantasmas de Chuck Palahniuk (mi amor)

Puta hostia, este fue el mejor libro de cuentos del año sin siquiera dudarlo. Veintiún historias que te dejarán sin saber si quieres llorar, reír o matarte. Melancolía, sexo, violencia, romanticismo, y más violencia, tenemos un poco de todo y para todo en estos cuentos transgresores. Desde la historia de Éxodo hasta San Destripado, deben leerlas. Este ha sido mi libro favorito de historias del año y de Palahniuk. ¿Necesito decir algo más? Puedes leer la reseña aquí, y el comentario de Goodreads aquí.



2. Carácter de Federico Vite

Doble puta hostia, creo que no hubo un libro que me obsesionara tanto como este, leí las citas, las repase, las copié y las compartí. Y el libro fue un regalo de las manos del autor. Desafortunadamente solo he podido encontrar otro libro de él, y aún sigo buscando sin parar "Bajo el cielo de Ak-pulco". Con respecto al libro, llegó en mi momento más endeble y me permitió salir adelante, pero de una forma sórdida y rapaz. Nunca he leído una descripción tan jodidamente real de una cantina del centro… con todo y vómito incluido. Si ven algo del autor, cómprenlo, léanlo, piénsenlo y compártanlo; luego me agradecen por hacer su vida más miserable. Puedes leer la reseña aquí, y el comentario de Goodreads aquí.

*Los redobles de todos los años*

1. La tumba de José Agustín.

¿Otra vez tú en el top, José? Pues sí, no pude hacer nada, a principios de año ya sabía que este libro se iba a llevar un puesto alto. Lo leí en un solo día (95 páginas) pero ahora quiero releerlo y aprender cada parte. Me llevé muchísimas metáforas, ejemplos y episodios. Es un libro cortito, pero directo, cada palabra está escrita con un propósito, sí, incluso el léxico rimbombante ochentero. No, no quiero una tumba, y tampoco quiero morir mirando mi techo. Si no se han dado la oportunidad de conocer al autor este es el pretexto perfecto. Situaciones más mejicanas que el mole y el chile juntos. Deben leer sí, o sí. Puedes leer la reseña aquí, y el comentario de Goodreads aquí.

Finalizamos, gracias a los que se dieron el tiempo de leer hasta acá, y los que lo hacen semanalmente. Siempre que pienso que el blog está exiliado en los confines de internet, aparece un lector que me hace seguir escribiendo. Eternas gracias a todos (pocos o muchos).

No sé que nos espera en el 2018, pero un pajarito me dijo que más fragmentos de mi autoría y más libros experimentales, aún así… ¿quién puede saber? Ni siquiera el autor del post. 

miércoles, 27 de diciembre de 2017

Reseña de Suites imperiales de Bret Easton Ellis

Secuelas everywhere...
Título: Suites Imperiales
Autor: Bret Easton Ellis
Editorial: Literatura Mondadori
Género: Ficción Transgresora
Libros leídos del autor: 2
País donde sucede: Estados Unidos
País de origen del autor: Estados Unidos
Año de publicación: 2010
Páginas: 149
Días para acabarlo: 3
Calificación personal: 4/5

Previo: La vida en  la televisión y/o farándula

¿Pueden imaginar cómo es la vida en la televisión? O mejor dicho para la televisión… cuando trabajas en la televisión, realmente trabajas para ella. A diferencia de la radio, o los escritores lo que importa no siempre es el talento, sino el físico (y las influencias), si trabajas para la televisión siempre estarás amarrado a una pauta  (puta) estética, sí, ya lo sé, suena bastante mediocre para una sociedad tan actual, pero yo no puse las reglas. ¿Les gustaría trabajar para la televisión o en la televisión? ¿Habrá diferencia?
           

¿Cómo lo conseguí?

Desde días atrás tenía ganas de leer a Easton Ellis, pero no me había animado, hasta una noche de domingo que un flash de inspiración me cayó.


Un poco acerca del autor…

Además de “Menos que cero” (reseñado previamente en el blog) tiene más libros, un autor que se basa en lo más superficial de la cultura estadounidense. Habrá más de él por aquí.

Reseña

Clay ha decidido volver a Los Ángeles, después de una larga temporada en Nueva York; una larga temporada y una relación fallida. Pero ha vuelto como un reconocido productor y guionista de televisión.

Al volver notará que un Jeep azul lo sigue a todas partes, y que antiguas personas de su pasado siempre estuvieron ahí. Al entrar a una fiesta todo se pondrá para una nueva historia transgresora.

A través del retrato de una cultura americana más decadente que ayer, se presenta “Suites Imperiales” de nuevo un titulo de canción de Elvis Costello que demuestra más que el simple reflejo estadounidense.




Opinión

Pasaron un par de años para que yo pudiese comprender un poco más la ficción transgresora, no es un intento de satirizar a una sociedad, sino es el fiel reflejo de una sociedad que no todos se atreven a contar. Una realidad que está más o menos quebrada, depende del cristal con el que se mire. Es como la aquella basura que ocultas bajo el tapete porque te da pereza barrer, algo de ello hay en la ficción transgresora, que yo llamaría realismo fiel.

No estoy seguro si no me gustó “Menos que cero” porque es complicado seguir el ritmo de los fragmentos o porque no acabé de comprenderlo, pero ahora tengo ganas de una relectura y obviamente leer más del autor.

Creo que al personaje principal le hace falta más desarrollo, me refiero a un poco más de descripción, ya que con los monólogos que presentan, nos da una idea, pero creo que tiene mucho de donde poder describir. Con estos breves monólogos podemos comprender sus motivaciones, sus soledades y sus adicciones.

El libro es cambiante, pero tiene constantes, el alcohol. En casi cada párrafo hablan de alcohol, drogas o mujeres. Podrá sonar exagerado, pero creo que la sociedad actual es así. Hay un monologo que describe un trio sexual en el desierto que me perturbo demasiado, gracias a este episodio pude comprender al personaje. Y aún tengo secuelas de.

Me gustó que tuviese más forma que el anterior, y en esta ocasión todo tiene un “objetivo”, es un libro profundo que a primera instancia resulta superficial, pero creo que después de leer ficción transgresora su apreciación resulta menos difusa.

Un libro obligado para los fanáticos de la ficción transgresora, cuando menos lo esperen, pum, alcohol, obsesión y caras rellenas de botox están ahí, detrás de las paginas, esperando por ti.

Una puta suite imperial, merezco una puta suite imperial.

Citas

“La gente desaparece sin más.”

“… y cuando alguien me ofrece una raya me siento tentado pero la rechazo, porqué sé adónde te lleva.”

“Esculturas animadas en todas partes, un mosaico de juventud, un lugar al que ya no perteneces.”

“Verte obligado a ver durante dos horas y media a gente fingiendo que grita y llora puede empujarte a un estado oscuro del que tardas un día en regresar.”

“Es encantadora pero hay algo ensayado en su encanto, algo frágil. Si la sonrisa asombrada parece inocente es porque siempre hay algo más oculto en las comisuras.”

“La superficie que ella ofrece es realmente todo lo que hay, y como hay montones de chicas como ella, otra parte de su atractivo es observar como intenta averiguar por qué estoy tan interesado en ella y no en otra.”

“Su necesidad es tan grande que acabas envuelto en ella; esta necesidad es tan enorme que te das cuenta de que en realidad puedes controlarle, y lo sabes porque lo has hecho antes.”

“M.R. se vuelve borrosa porque R. exige que me concentre en ella y porque todo en ella surte efecto en mí, y no soy consciente en qué momento se convierte en algo que está más allá del simple trabajo.”

“¿Cómo puedes vivir así? –Fingiendo que no lo hago.”


“Hay muchas cosas que ella no entiende de mi, muchas cosas que en el fondo no ha querido ver, cosas de las que nunca se enterará, y siempre habrá cierta distancia entre nosotros porque ha habido demasiadas sombras en todas partes.”