¿De qué va todo esto?

Sencillo. Me gusta leer, pero me encanta escribir. Pienso que es una forma de relajarse y expresarse donde nadie nos puede callar.

Son mis crónicas, reseñas, escritos, pensamientos de los libros que he leído. Intentaré subir uno cada semana.

Estoy en proceso de escribir, así que los comentarios son totalmente apreciados. Me considero un "escritor estúpidamente apasionado".

El punto de todo esto es sientas lo que yo sentí al leerlo e imagines los pasajes como yo lo he hecho. ¡Que leas el libro!

martes, 23 de diciembre de 2014

Consejos para ser un mejor lector (y leer más de 12 libros al año)


Como ustedes podrán haber notado desde el título, éste es un post atípico, sencillamente porque éste blog no hace más que escribir reseñas (y ocasionalmente colaboraciones). Pues bien desde hace tiempo atrás quería escribir una serie de consejos o mejor dicho una serie de "recomendaciones" para ayudar a los demás a mejorar su lectura, pero hasta ahora alguien logró animarme. Sigo diciendo gracias.

Pues bien, comencemos con 12 sencillos pasos (no, no es un post de auto ayuda, por favor sigue leyendo):

1. Constancia. Leer es como cualquier otro hábito, la mente es como cualquier otro músculo. Necesitan trabajarse todos los días, pero a diferencia de los músculos normales si el cerebro se "hincha" explota. Esperemos que eso no nos pase. Decídete a leerlo. No vale procrastinar, ni decir mañana mañana, debe ser hoy hoy. Aunque sea un poquito.

2. Un buen libro. Esto es fundamental, si el libro no te atrae por más decidido que estés, en TU vida lo concluirás. Así que mejor pásate por alguno de los blogs amigos: ContraElPromedioMexicano & Lectobloggers para ver las nuevas recomendaciones que tienen, ah y obviamente al mío (tengo reseñas semanales).

3. Un buen lugar. Tú cama no sirve, incluso yo me quedo dormido a las 10 páginas. Debe ser un lugar perfectamente iluminado. ¿O por qué no la señora naturaleza? A mí me encanta leer en lugares abiertos, transportes o viajes.  

4. Ganas. Muestra esas ganas de querer leer ese libro, puede ser ese que no se dejó en prepa o aquel con el que conquistarías a una señorita intelectual. Desgraciadamente los libros no me han conseguido muchas citas, no es tan buen rompe hielo. Y recuerda que puedes engañar a los demás, pero jamás a ti mismo.

5. Valentía. Saca ese libro más seguido, qué no te de pena salir a la calle con un libro en la mano. ¿Por qué si los testigos de Jehová salen a la calle con la biblia,  tú no? Traer un libro en la mano es preferible a traer tu Smartphone, te lo aseguro.

6. Sé realista. Es totalmente genial que quieras leer más, pero no comiences a leer a Dostoievski o Nietzsche cuando ni siquiera pudiste concluir con "Quiúbole" o "Juventud En Éxtasis". Piensa en el género que realmente te gusta y ve por el.  

7. No tengas miedo a preguntar. Ve a alguna librería y pide una sugerencia personalizada a algún dependiente y que te recomiende algo. Sugiero a los chicos de Gandhi son bastante proactivos. (¡Ya Gandhi, dame descuentos!) O bien, checa la red social de Goodreads, he ampliado la gama de títulos gracias a esta.

8. No tengas miedo al ridículo. Venga, que ya no estamos en la prepa para que te hagan bullying por leer. Sé que la sociedad últimamente ha estado un poco rara, pero no creo que hayamos llegado al grado de que alguien que pasa todo el día perdiendo su tiempo en cualquier otra cuestión (NINIS) sean mayormente aceptados, a otro que se la pasa leyendo. (Aún confío en mi sociedad).

9. Tenacidad. ¿Por qué dije 12 libros, cuándo puede haber dicho 70? (Claro, porque 70 no es un número real, o ¿sí Chester?) El motivo es porque si lees 10 páginas diarias habrás leído 12 libros en un año. Así va la cuenta: 10 páginas por 30 días del mes = 300 páginas. Eso es lo que tiene un libro promedio. ¿Ahora imagina que lees 12, 15, o 50 páginas? ¿Cuántos libros podrías leer?

10. Sacrificio. Detesto ser yo quién lo diga, y sobre todo a punto de concluir éste excelente post. Pero tendrás que sacrificar un poco de tu tiempo personal, que ya sea una hora menos a la tele, una hora menos al whatsapp o una hora menos de ver el techo. Date un tiempo de calidad contigo mismo.

11. Lee en tu tiempo libre. Típico llegó el viernes, tienes ganas de salir a ahogarte en alcohol, pero oh sorpresa nadie quiere/puede salir, nadie tiene un pinche plan. (¿A qué suena increíble en viernes eh?, pero pasa) Así que mejor te ahorras esos n pesos, te compras un café o vino y te lees un buen libro. Ups, creo que me proyecté en éste punto.

12. Apps para mejorar la lectura. Finalmente pueden probar las aplicaciones para mejorar la velocidad lectura. Yo la estuve probando por un tiempo (sí, hasta la compré) y honestamente no sentí una gran mejoría, pero supongo que en todos arrojan resultados diferentes.

Hay un punto final con el cual deseo cerrar y es: Introspección. Esto te lo dejo totalmente a tu criterio. ¿Por qué he de leer más? ¿Voy a mejorar al país leyendo 10 o 12 libros más? ¿Se acabará la inseguridad y la ola de crímenes desaparecerá? Obviamente no, leer libros no tiene el poder de hacer eso, tu sí.

Una sociedad educada, que tiene puntos de referencia mayores, y una mejor cultura en general; es muchísimo más difícil de engañar y timar. ¿Estás dispuesto a querer mejorar sin un motivo aparente? ¿Yo qué gano si leo? Él, la únic@ que puede responder esa pregunta eres tú. Ah, y sobre todo ayúdanos a mejorar el asqueroso promedio de 3 libros leídos por tatema. (¿Ves como leer si sirve de algo? mínimo saco unas ya anteriormente elucubradas palabras domingueras)

¿Les gustó? ¿Leerán más libros el próximo año? Yo estoy deseando que sí. Finalmente si alguien leyó un libro extra por opinión mía o del blog les ruego me digan cuál. Eso satisfará el propósito del blog. Si quieren ver alguna reseña favor de comentar, compartir o lo que sea. Hagan un bien al prójimo. El blog es un bien, yo no.




¡Llegamos a más de 50 entradas y 12,000 visitas! ¡Gracias bots de República Checa y fieles lectores! 

miércoles, 17 de diciembre de 2014

Perdida

Titulo: Perdida
Autor: Gillian Flynn
Editorial: Debolsillo
Género: Ficción, Narrativa, Thriller, Love Story
País donde sucede: Nueva York, San Louis, Estados Unidos
País de origen del autor: Estados Unidos
Páginas: 561
Calificación personal: 4/5

Previo: ¿Hombres o Mujeres?
Actualmente estos dos géneros se mantienen en una disputa por la “supremacía social”. El hombre siempre ha estado en los mayores estratos sociales, y tristemente la mujer siempre ha quedado desplazada. Pues bien, yo fui criado en un hogar lleno de mujeres (no, aún no aprendo a leer sus mentes), pero las figuras paternas siempre fueron más dominantes, ¿machismo? Tal vez. Honestamente yo aborrezco el feminismo y al machismo, ¿qué necesidad de saber quién es mejor? Cuando hombres y mujeres tienen capacidades y habilidades distintas. ¿No sonaría mejor “equidad”? Espero que en algún momento todos seamos lo suficientemente maduros para poder respetar, y sobre todo dar el lugar merecido a quién se lo merece, incluyéndome; cargo algunos prejuicios que estoy deseando reparar. Finalmente los medios juegan un papel fundamental en esta guerra sexista… ¿necesitan ejemplos?

¿Cómo lo conseguí?

El blog tiene un nuevo mejor amigo, y se llama LectoBloggers (¿si no has entrado, qué esperas?) ahí se publican reseñas casi diario. Hablando de ciertos libros con la que inició el proyecto, Chester, me recomendó Perdida. Al leer la RESEÑA decidí que tenía que leerlo.

Un poco acerca del autor…

Hace unos meses vi el libro de “Sharp Objects” me dieron ganas de leerlo, pero jamás le puse atención. Entonces oí de Perdida y mi mente hilvanó el nombre de la autora. Ella era crítica de una revista de espectáculos, se dio a conocer en 2006 con la primera novela que mencioné.

Reseña

La crisis ha llegado al pueblo, mejor dicho, la ciudad de Nueva York. Amy y su esposo Nick son escritores para periódicos, pero dado al boom del internet, redes sociales e información han sido despedidos. Amy es la típica chica rica citadina, no le preocupa el dinero, ni siquiera cuando ha sido despedida. Todo lo contrario a su esposo Nick un terco pueblerino que se aferra a sus raíces y terquedad.

Por una serie de altercados, Amy y Nick deciden vivir en el pueblo natal de Nick, cerca de San Louis. La transición de vivir en un principio en la gran urbe a vivir en un pueblo sórdido y aislado retumba en los ánimos del matrimonio… y en otras muchas cosas que no son visibles a primera instancia.

En el quinto aniversario de su matrimonio, Amy desaparece, sin dejar rastro alguno. A primera instancia parece que alguien se la ha llevado, pero a medida que la policía investiga se van abriendo las posibilidades. Posibilidades que apuntan al primer sospechoso, Nick.

Es la historia de amor de dos personas que se aman, se amaron y se amarán. Por más tóxica que puedan ser las interacciones. ¿Nick será el culpable de la misteriosa desaparición de Amy? ¿Cuánto puede influir la posición de los medios de comunicación en la opinión pública? ¿Cuánto puede sobrevivir una relación tóxica?

Opinión

Primero que nada he de comentar que odié la traducción de esta edición. Regularmente no me quejo de esas cuestiones, porque mucho tiene que ver la capacidad de asimilación del lector; pero en esta ocasión fue una severa mezcla de español castellano y español mejicano. Una horrible mezcla.

No voy a mentir, en la primera parte toda la narrativa me recordó a Sombras de Grey, fue enteramente vacía y superflua. Pero en la segunda parte la autora se viste de negro (literalmente) y la narrativa toma forma de thriller, incluso me recordó a Stephen King por la crudeza de sus líneas. Incluso parecen partes escritas por personas diferentes.

Aborrecí a Nick, el tipo era un completo idiota. Yo sé que hay hombres estúpidos, despistados o desinteresados con sus esposas, pero el señor Nick era un tremendo pendejazo. No tuve un gramo de empatía con él, mejor dicho tuve empatía con Amy, pero por partes.

Las narraciones me parecieron lentas, innecesarias y cansadas, sobre todo en la primera parte. Tal vez hayan sido necesarias para entender a Amy, pero a mí no me gustaron. Ahora, la parte que rescata el libro es el cambio de trama de la mitad, eso me impresionó y pensé que sería un buen cierre. Me equivoqué.

El problema es que la autora construye algo con mucha solidez, pero se deja llevar y a mí parecer se le acaban las ideas. El final ha sido pésimo, al igual que la forma en la que se encausan las cosas. Se volvió predecible y no se pudo recuperar. Se mantiene la cronología gracias a los detalles en los principios de página. No sé si quiera volver a leer a Gillian Flynn, pero “Sharp Objects” es algo que me atrae, tal vez en 2015 o 2016. El libro es bueno si no eres exigente en la narrativa, sirve para pasar el rato.

"Supe entonces que me gustaba, que me gustaba de verdad aquella chica con una explicación para todo. Tiene algo perturbador, evocar un recuerdo cálido y que te deje completamente frío."

"¿Es que los hombres no conocen la sensación de querer enfadarte y hacerlo?"

"Si alguien nos traiciona, sabemos qué palabras decir; si queremos hacernos el macho o el listo, sabemos que palabras decir. Todos seguimos el mismo guión manoseado."

"Si van a hacer algo y quieren saber si es una mala idea, imagínenlo impreso en el periódico para que todo mundo pueda leerlo."

"¿Esa es la raíz de su desprecio por mí? Permitirme que vea sus defectos y odiarme por conocerlos."

"No es que el amor sea una competición, pero no le veo sentido a estar juntos si no es para ser lo más felices posible."

"Mis pesadillas siempre giran en torno a falsos agravios y verse atrapado, víctima de fuerzas más allá de su control."

"A los norteamericanos les encanta les fascina ver cómo se disculpan los pecadores."

jueves, 11 de diciembre de 2014

Disparos en la oscuridad

Titulo: Disparos en la oscuridad
Autor: Fabrizio Mejía Madrid
Editorial: Punto de Lectura
Género: Narrativa, Crónica, Política
País donde sucede: México
País de origen del autor: México
Páginas: 293
Calificación personal: 4.4/5

Previo: Nuestro ASNO Presidente.

Rara vez me gusta hablar de política. Principalmente porque no tengo una postura definida y la mayoría de las personas son extremistas; o eres “pejezombie” o eres “peñabot” (de extrema izquierda y derecha, respectivamente). Así que siempre se terminan dando disputas baratas, porque sencillamente ni siquiera saben qué quieren. Nuestro Presidente, el señor Enrique Peña Nieto (discúlpenme pero a duras penas me creo que haya acabado la prepa) me parece de lo más estúpido que puede haber, no en el mundo de la política, sino en el mundo entero. Es un reverendo ignorante, pero no es la culpa de él, él ya era un idiota desde siempre. La culpa es del círculo que lo controla, en esta ocasión se les pasó la mano a la hora de elegir un descerebrado. El ejemplo más sonado (para mí y el blog) es cuando ese “asno” fue a la feria del libro y no pudo citar NI SIQUIERA DOS EJEMPLARES; algo que cualquier lector de este lúdico blog podría hacer incluso con distrofia muscular. Yo no me quejo de él, es un pobre idiota y lo será siempre (un idiota que ha robado millones). Yo me quejo de mí, de ustedes, de nosotros, porque sólo nosotros como sociedad podemos mejorar y superar las adversidades. Así que te pregunto: ¿Qué estás haciendo hoy y qué harás mañana para no ser un ASNO? Piénsale bien.

¿Cómo lo conseguí?

Seguimos agradeciéndole a esos paseos “ecoturísticos” del De Efe. En aquella ocasión compré Hyde (el cual aborrecí por eso no hubo, ni habrá reseña) y esta maravilla. Un precio módico, dos libros. Me tenían.

Un poco acerca del autor…

Nunca había oído hablar del autor, tal vez por el mismo motivo del previo. Pero ahora que me puse a investigar sé que escribió para varios periódicos y revistas de política mexicanas. Está estrechamente ligado a las injusticias políticas que pasan en el país. Se encuentra activo actualmente.

Reseña

“Un primer mandatario no tiene derecho a la infelicidad, para eso están los gobernados.” Esta frase es con la que se introduce el libro. La simpleza de esta frase también funge como un gran resumen: así era justamente el entorno de Díaz Ordaz totalmente “infeliz”.

Comienza en el momento que Díaz Ordaz fue designado para ser embajador de España, como era de esperarse las reacciones subversivas no faltaron, mucho menos las respuestas. Por ejemplo en ese momento Carlos Fuentes y Octavio Paz eran embajadores de Francia e India, respectivamente; ellos renunciaron automáticamente al enterarse del nuevo puesto de Díaz Ordaz. Argumentando que no comerían en la misma mesa que un asesino.

A su vez se observa como fue la juventud de Díaz Ordaz, una sarta de experiencias negativas. Las que definitivamente lo marcaron; entre las cuales destacan la opinión negativa de la revolución y sus consecuencias, el fundamentalismo católico, la segregación racial y el mismo ambiente mejicano lleno de machismo y represión. Sin duda esta es su formación ideológica temprana.

En su etapa adulta se nos muestra el panorama de la política mejicana: “En la política no hay favores, sólo intercambio de intereses.” Esa fue la forma que consiguió su título de “licenciado” y su acta de nacimiento de “poblano”. Por lo visto rehuía de sus raíces oaxaqueñas y su precaria formación escolar.

Justo antes de entrar en el conflicto estudiantil hubieron muchas otras huelgas, incluyendo: telefonistas, telegrafistas, ferrocarrileros e incluso médicos. Vamos, que Díaz Ordaz estaba peleado con todos, pero sobre todo tenía fuerte paranoia a los ataques de conspiración (en su mayoría inexistentes y/o generados por él mismo).

Finalmente se deja lo mejor para el final, el conflicto estudiantil de 1968, un momento que marcó la historia nacional. Aquí se explican las razones, los motivantes y los agravantes de este hecho. Me gustaría contar algo más de esto, pero deberían leer el libro para saber más…

Opinión

Tuve un enojo, tuve un enojo cabrón. No tanto por las acciones derivadas de la mente cerrada y represiva de Díaz Ordaz, sino por la falta de intelectualidad, control y determinación de los gobernantes actuales. Cualquier gobernante previo que hayamos tenido tenía más de todo de lo que EPN jamás tendrá: desde inteligencia hasta huevos. Jamás en su vida podrá escribir un discurso tan bien elaborado como los de Díaz Ordaz, no, ni siquiera los de Fox.

Tal vez en este punto deberíamos definir el concepto de ‘represión’ y sobre todo considerar: ¿qué tanto ha cambiado el sistema de los gobernantes hacia el pueblo? Y ¿qué tanto hemos cambiado nosotros? Los cambios no siempre son buenos.

La forma que se encausa la niñez y la juventud de Díaz Ordaz nos permiten “entender” un poco la naturaleza de sus pensamientos y acciones. Una infancia ruda, llena de sentimientos negativos contra la revolución, injusticias sociales y los típicos salvajismos que caracterizan al pueblo mejicano.

Tal vez fue el momento indicado para leerlo, ya que con todos los problemas (estudiantiles, de seguridad, normativos) que el país sufre es bueno tener un conocimiento previo y poder hacer un comparativo de cuán jodidos estamos… o no. Y una vez más quiero recalcar que los únicos que podemos hacer algo somos nosotros, está en nuestras manos cambiar, siempre respetando los límites de los demás. Eso incluye respetar sus pensamientos e ideologías, no puedes cambiar (o mejorar) a alguien que simplemente no quiere.

Es triste y sobre todo dramático la transformación que ocurre en el mundo de Díaz Ordaz, no voy a decir que fue una víctima, pero sí fue el producto de un movimiento que tuvo muchas consecuencias disparejas, que como es usual repercutieron en los más pobres. Vivir en una paranoia constante, siendo inseguro y creyendo que alguien va a matarte por las miles de cosas que hiciste mal es la forma de pagar el asesinato de miles de personas (estudiantes, entre ellos). Que quede totalmente claro que yo no apoyo quitarle la vida a nadie más, por el simple hecho de ser humanos; sólo que la forma en que lo hizo fue “ocasionada” por él mismo, y extremista. Tal vez al final no hubiera otra forma…

Los disparos en la oscuridad son aquellos que se producen en un mar de dudas, en un mar de confusión, en un mar de soledad, y sobre todo en un mar de disparidad…

"Lo que sea nuestro deber hacer, lo haremos y hasta donde estemos obligados a llegar, llegaremos."
"La intimidación es sólo una forma de restaurar la sumisión."

"El poder nunca es en pasado ni futuro, es sólo en el presente."

"En México adivinar la voluntad se convirtió en la principal lotería."

"El poder se deleita en lo absoluto cuando escatima de palabras y abunda en acontecimientos que se demuestran. El poder no está hecho de palabras, sino de silencios."


"… Vamos a comprobar dónde está el hueco, el hueco no se puede destruir, se agranda. Porque para que no se quede un hueco en una familia, habría que haber acabado con la familia entera." (Fragmento de discurso)

martes, 2 de diciembre de 2014

La tabla de Flandes

Titulo: La tabla de Flandes
Autor: Arturo Pérez-Reverte
Editorial: Alfaguara
Género: Crónica, Suspenso, Policiaco, Detectives
País donde sucede: España
País de origen del autor: España
Páginas: 410
Calificación personal: 4.8/5

Previo: Jugadores de ajedrez

Tal vez no lo sepan, tal vez sí, pero no sé jugar ajedrez. Por lo que he leído, para jugar ajedrez se necesita tener un buen razonamiento matemático y lógico; algo que cumplo a la perfección. Solo que sencillamente nunca me atrajo aprender a jugar, y creo que tampoco se dio la oportunidad. A mis 21 años (todavía) quiero aprender a jugar, por el simplemente hecho de aprender. ¿Ustedes saben jugar? ¿Alguien me va a enseñar? ¿Es fácil? ¿Aman el blog?  

¿Cómo lo conseguí?

La editora del blog y yo hicimos un intercambio parcial de libros. Ella me prestó algunos, yo le regalé algunos (aunque no los aceptó). Entre los cuales estuvo La tabla de Flandes. De eso ya hace muchos meses, le di el tiempo suficiente en la fila de espera.

Un poco acerca del autor…

Me puse a leer la biografía de Pérez Reverte, en sus inicios fue corresponsal de guerra y tuvo una breve carrera en la televisión española. A causa de una disputa interna con otro conductor-productor tuvo que dejarla, pero no sin antes decirle: “Que te den morcilla, Jordi”. Amé esa frase. Seguro lo recuerdan por “La piel del tambor” y/o “La reina del sur”.

Reseña

¿Pueden imaginar el mundo del arte? No, no ese mundo lleno de cultura e impresionismo. Me refiero al mundo que se esconde detrás, el de la ilegalidad, aquel en donde se cuestiona la procedencia de las obras y se realizan fuertes transacciones “debajo de la mesa.”

Pues en el mundo que discurre entre la legalidad y la ilegalidad se encuentra Julia, una restauradora de obras que además de tener una sólida reputación posee una fina belleza ¿linda combinación, eh? A ella le han encomendado un trabajo de restauración de la obra “La partida de Ajedrez” del pintor flamenco Peter Van Huys, este cuadro antiguo guarda un inmenso secreto.

A la hora de comenzar la restauración Julia encuentra una curiosa “inscripción” que se traduce a: ¿quién mató al caballero? A partir de ese momento las indagaciones comienzan a surgir y más teorías salen a la luz. Al sentirse absorta en la inmensidad del cuadro decide pedir ayuda a su anticuario amigo homosexual, César. Curiosamente César a su vez decide pedir la ayuda de un excéntrico jugador de ajedrez con el fin de sentirse más ad hoc con el cuadro.

Otros curiosos personajes se entrometerán para intentar develar el enigma del cuadro, desde el dueño y su sobrina, hasta la intermediaria y el dueño de la casa de subastas. Aunque tal vez ellos sean una forma de alentar los descubrimientos, o tal vez en ellos recaiga el misterio mismo.

A la hora que comienza el primer asesinato comienza una partida “ficticia” contra el autor del cuadro para develar la sarta de misterios. ¿Un asesino puede matar a través de una pintura, y sobre todo, a través del tiempo? ¿Qué tan relevante es la partida de ajedrez para resolverlo? Con una mezcla de acción, aventuras, suspenso y el típico humor negro de Pérez Reverte se nos presenta La tabla de Flandes.

Opinión

Por algún motivo yo no quería leer más a Pérez Reverte en este año, no es que no me gustara, me ha encantado su último libro; sencillamente no quería. Y así fue hasta que llegó La Tabla de Flandes, intenté aplazarlo hasta que le llegó su momento.

Los personajes son jodidamente épicos: una restauradora sexy, un anticuario gay, un jugador de ajedrez excéntrico, una intermediaria cocainómana, un dandy seductor dueño de una casa de subastas, un dueño paralitico y una sobrina arpía. Creo que es el conjunto de personajes que más me han llegado a gustar, sus relaciones e interacciones son geniales. Admiro la forma de Pérez Reverte de adueñarse de la personalidad de cada uno.

Sucedió lo que sucede con los libros buenos, me enganchó y me causó el ansia de saber más. El primer día que lo empecé leí casi 70 páginas, algo atípico. Todo iba de maravilla hasta que llegué a la mitad, empezó a flaquear. El ajedrez me intrigó pero siento que las descripciones eran muy “profesionales” para los que no sabíamos nada. Si hubieran sido más neutras el libro hubiera tenido 5 estrellas.

Los giros en las tramas son buenos, ya que te mantienen al filo de la historia. Sólo que sucede que a veces llega a aburrir, hay algo en la esencia del libro que lo hace un poco tedioso, pero Pérez Reverte lo rescata en el capítulo siguiente. Hacia el final es cuando mejor se pone. Te da una idea, te da pistas, casi casi te dice quién es el asesino, y de repente te cambia totalmente el panorama; no es que el final no me haya gustado, es que no me lo esperaba, y me sorprendió enormidades.

Me parece que el título del libro es complicado de adivinar, porque era el nombre alternativo de la obra. Se refería a una tabla como el cuadro, y Flandes es el lugar donde se hizo, una provincia cerca de Holanda. Una novela recomendada para lectores que sean acérrimos a los géneros detectivescos.

"Si hay algo peor que morir, pensó, es hacerlo de un modo grotesco, con gente que llega y te mira cuando estás muerto. Pobre diablo."

"El hombre no ha nacido para resolver el problema del mundo, sino para averiguar dónde está el problema."

"No se preocupe. La vida es dificil, y las relaciones humanas más."

"Este mundo nuestro, el del arte y los anticuarios, es muy limitado."

PD: Obviamente no me imagino la tabla de ajedrez así... pero quería ilustrar.