¿De qué va todo esto?

Sencillo. Me gusta leer, pero me encanta escribir. Pienso que es una forma de relajarse y expresarse donde nadie nos puede callar.

Son mis crónicas, reseñas, escritos, pensamientos de los libros que he leído. Intentaré subir uno cada semana.

Estoy en proceso de escribir, así que los comentarios son totalmente apreciados. Me considero un "escritor estúpidamente apasionado".

El punto de todo esto es sientas lo que yo sentí al leerlo e imagines los pasajes como yo lo he hecho. ¡Que leas el libro!

viernes, 26 de febrero de 2016

Fragmento 414: Las mujeres de mi vida

 

Me parece que todos ustedes tenían algo de duda acerca de las mujeres de mi vida. No se preocupen intentaré ser sincero y no exagerar en todas o ninguna de las mujeres de mi vida. Antes de relatarles algunas de las historias más deprimentes y más felices debería empezar con mi madre, porque ella fue la primera mujer de mi vida.

Creo que la relación con mi madre podría verse de distintas maneras, pero a mí me gusta clasificarla como una serie de altibajos. No siempre estamos bien, no siempre estamos mal; simplemente estamos. Antes de que me fuera a mi primer viaje largo peleábamos la mayoría del tiempo, y realmente eran cuestiones de lo más absurdas. Después de uno de mis viajes, y de echarnos tanto en falta comenzamos a entender lo vital que era tenernos el uno al otro. Cualquiera podría decir que después de veintitrés (23) años celebrando el mismo día el mismo cumpleaños, ya nos conocemos perfectamente… pero la verdad es que no, y creo que jamás entenderé totalmente a ella ni a ninguna mujer en mi vida.

Tengo cuatro historias, pero quiero hacerlos esperar… quiero hacerlos pensar en qué tipo de mujeres podría haberme involucrado, aunque realmente creo que ellas fueron las que se atrevieron a involucrarse en mí. ¿La psicópata? ¿La posesiva? ¿La celostina? ¿La amorosa? o ¿la viajera?...

Todos los viernes una historia diferente... hasta que se me acaben las mujeres, o mejor dicho hasta que ellas se cansen de mi.

miércoles, 24 de febrero de 2016

Reseña de Trainspotting de Irvine Welsh


Título: Trainspotting
Autor: Irvine Welsh
Editorial: Anagrama
Género: Literatura pulp, ficción transgresora
País donde sucede: Escocia
País de origen del autor: Escocia
Páginas: 344
Días para acabarlo: 6
Calificación personal: 4.5/5

Previo: Drogas, malditas drogas (¿?)

¿Qué tienen de malo las drogas? Espero que sepan la diferencia entre las drogas “aceptables” y de las “no aceptables” todo es una cuestión de interés meramente lucrativo. Me parece que este tema es sumamente delicado, ya que hay dos grandes vertientes: aquellos que las negarán sobre todas las cosas y los que siempre les verán mejores ventajas que desventajas. Por mi parte me mantengo al margen y con una posición neutra, no estoy en contra de las drogas, sino en su mal uso. El problema de las drogas en México se podría mejorar con educación (bueno, casi todos los problemas se podrían resolver así, pero es un tema diferente): si a las personas no las asustaran con las drogas, y en vez de eso les explicaran sus efectos reales, todo sería mucho mejor. No sé si se pueda presumir o no, pero no he probado muchas drogas en la vida, y no me siento ni mal ni bien, son cosas que se deben hacer, pero supongo que en el tiempo y momento indicado. Lo que ahora es una realidad es que me surgió curiosidad de estas drogas… aunque creo que el caballo es demasiado para mí.

  ¿Cómo lo conseguí?

Cuando me llevé “Escoria” también había visto este título, pero no lo compré, así que regresé unas semanas después por el. Dudaba antes de comprarlo, pero después de haber leído un par de comentarios bastante positivos me animé.

Un poco acerca del autor…

Ya había un previo de Welsh en el blog, justo en la pasada reseña de Escoria. Su vida transcurre entre Escocia y Holanda, hace no mucho vino a la feria del libro en Guadalajara (una de las más importantes del país) y en su visita hizo un par de entrevistas acerca de los tiempos modernos, y un par de comentarios de México y lo que sucede. Si alguien quiere revisarlas me avisa y comparto los links.

Reseña

 La juventud escocesa se encuentra infectada por las enfermedades de la apatía, las drogas y la vida fácil. Se ha disparado el uso de la heroína y el contagio del sida es un riesgo latente por el uso de las agujas infectadas. En todo este desastroso panorama nos encontramos a Mark Renton, un adicto a la heroína que mantiene un constante viaje entre desengancharse y mantenerse abajo en el mundo del caballo. En el grupo de Renton se encuentran un par más de drogadictos: Sick Boy –el conquistador–, Spud –el atontando–, Begbie –el abusador–, y un par más de adictos intermitentes que se presentan a lo largo de la historia.

 Mientras la historia transcurre una serie de episodios inconexos e irreales se van presentando, desde la forma de conseguir un chute (dosis) de droga hasta peripecias en un funeral, los episodios se van remarcando mientras todo avanza. El panorama es crítico y la historia se centra en Mark, se nota el declive desde el personaje hasta la situación. Una vez que comienzas con una droga no puedes parar con las demás…

A través del retrato de una juventud disoluta y con ganas de exprimir la juventud de una vez por toda se presenta: “Trainspotting” el nombre que recibe el pasatiempo de ver los trenes pasar… los trenes son tan fugaces como la juventud escocesa. ¿Los adictos pueden rehabilitarse o se mantendrán en problemas por siempre? ¿Cuándo sabes que ha sido suficiente de experimentar con las drogas… o es que acaso nunca llegas a saberlo? *traigo pegada la canción de Born Slippy de la película*.

Opinión

La forma en comienza es un poco lenta, incluso es aburrida. Después de tener retazos de la película (que tuve que volver a ver) uno llega a imantar las entradas con más punch y no sé, supongo que me predispuse un poco, yo seguía teniendo en mente “Escoria” y realmente me costó trabajo desintoxicarme del detective Robertson. Retomando a Trainspotting, una vez que te encarrilas no puedes parar, sí, justo como los adictos. Creo que tardé un poco más de lo normal, pero nada grave.

Lo mejor de todo el libro son los episodios irreales que te logra evocar, son tan bien definidos que no puedes dejar de imaginar los colores, sensaciones u olores, y aunque a veces suele ser demasiado brusco en los cambios de personaje, tiempo y forma de alguna extraña manera te mantiene con la ilación adecuada. Se ha descrito tan bien, que ahora tengo más curiosidad que antes acerca de las drogas… pero las drogas soft, ya que creo la heroína puede ser demasiado…

Una vez que leí el libro me dispuse a ver la película, recuerdo que toda la vida había oído excelentes comentarios de la misma, realmente a mí no me pareció tan genial. Está bien adaptada, pero por obvias razones está bastante recortada y le hacen falta escenas, no es que me parezca mala, sino que me pareció insuficiente. Lo realmente rescatable es el excelente soundtrack que posee. (Buscar a Underworld)

Este tipo de lecturas es para un público de mente totalmente abierta, que no se inmute con hechos transgresores como bebés muertos, drogadicción, relaciones sexuales con parientes políticos o con escenas subidas de tono. Es un buen libro, pero en este round me quedo con Escoria sobre el hábito de mirar trenes, Trainspotting.            

¿Yo mirar trenes? No estoy lo suficientemente drogado.

Citas

"La gente dice que no existen mujeres frígidas, sólo hombres inexpertos."

"El sexo por lo general convierte las verdaderas relaciones o les pone fin. Se va para atrás o para adelante después de follar, pero mantener el mismo trato es díficil."

"La vida es aburrida y fútil. Empezamos con grandes esperanzas y después nos acojonamos. Nos damos cuenta de que todos vamos a morir, sin encontrar realmente las grandes respuestas."

"Los libros solo sirven para que los listos farden acerca de la mierda que han leído. Todo lo que necesitas saber lo puedes sacar de la prensa y de la tele."

"La cantidad de bebida consumida y el paso del tiempo conspiraban para concentrar la mente. Cuando falta una hora para el cierre, alguien con quien no soñarías siquiera enrollarte se convierte en aceptable. Cuando falta media horam se vuelve decididamente deseable."

"Estoy rodeado por los cabrones que me resultan más cercanos, pero nunca me he sentido tan solo. Nunca en la vida."

"Me despreciaba a mí mismo y al mundo porque no quería enfrentarme a mis limitaciones y a las de la vida misma."

"Nunca hay ninún verdadero dilema con la droga. Sólo los hay cuando se acaba."

"Si no puedes ganar la discusión en sus pequeños detalles, enmierda el contexto."


miércoles, 10 de febrero de 2016

Reseña de American Noir de James Ellroy

Título: American Noir
Autor: James Ellroy y Otto Penzler
Editorial: Navona Negra
Género: Cuentos, Novela Negra
País donde sucede: Estados Unidos
País de origen del autor: Estados Unidos
Páginas: 330
Días para acabarlo: 6
Calificación personal: 4.35/5

Previo: El perdedor en mí

Puedo decir que cuando leo novela negra me transformo en otra persona. Me convierto en alguien diferente, en  alguien que es más abierto, que es sensitivo a los vicios, alguien que no ve la sangre de manera anormal sino como algo de lo más común… justo como los personajes de las novelas negras o noir. El punto es que la mayoría de los protagonistas tienen rasgos generales, por ejemplo los que siempre han sido perdedores y por fin se arman de valor para dejar de serlo, las prostitutas entrometidas o los policías corruptos que son carcomidos por sus vicios personales. Llevo unos meses pensando en escribir un cuento con estas temáticas, obviamente ambientado en la CDMX, pero hay algo que me lo impide, necesito ser más crudo, menos sensible y más noir. Pronto hallaremos cuánto noir hay en mí…


¿Cómo lo conseguí?

Hace un par de meses había visto este ejemplar en una página de alguna librería, y aunque el precio me parecía un poco alto decidí comprarlo… bueno, la editora me debía un libro así que decidí cooperarle para comprar este y otro de papá Ellroy. La sinopsis me había convencido.


Un poco acerca del autor…

No hay ningún previo disponible para Ellroy, lo único que puedo decir es que ya tengo en mi biblioteca “White Jazz” esperando a leerlo, espero algún día poder leer todas sus novelas. En cuanto a Otto Penzler (el otro autor de este compilado) es un afamado editor de novela negra y de misterio, reside en Nueva York y ha ganado un par de premios importantes otorgados por “Los escritores de misterio de América.”


Reseña

De nuevo cuentos, de nuevo las complicaciones, pero esta vez me simplificaré todo y únicamente reseñaré los tres cuentos que más me gustaron, los demás me decepcionaron o sencillamente no acabaron de convencerme, o tal vez estos tres son excelentes y no hay punto de comparación con los demás.

Un profesional
En esta historia se nos cuenta la vida de un elevadorista que tiene una doble vida, es uno de los mejores asesinos a sangre fría, jamás falla y no titubea. El punto cumbre es cuando completa un asesinato que le costará más de lo que el piensa… o cree llegar a pensar. La manera de narrar, de describir es totalmente fría, tan fría que crees que el autor fue asesino… o elevadorista.

Lenta, lentamente al viento
He encontrado opiniones divididas en la mayoría de los cuentos, pero no he leído ninguna en contra de éste, sino todo lo contrario, a todos les encantó, incluyéndome. Se nos cuenta la historia de un consejero financiero que debido a problemas de salud debe retirarse de la ciudad a un lugar tranquilo. Pronto comienza a sentirse como en casa, y mantener una granja. En una temporada de vacaciones su hija, que es su única adoración viene a visitarlo… y cuando conozca a sus singulares vecinos todo cambiará.


Como un hueso en la garganta
En esta joya se narra la historia de un asesino y el hermano de la víctima, su historia además de ser fuera de lo común se nos muestra totalmente inconexa. Al final la relación será de lo más enferma e increíble… con un desenlace algo vaticinado pero sorprendente.

Opinión
  
Supongo que en todas las antologías siempre nos llevaremos sorpresas y desagrados, yo tenía un alta expectativa de este volumen, aunque no es malo sí decepcionó… yo esperaba más cuentos o alguno que otro mejor. La clasificación estuvo así: tres excelentes, dos normales y los demás que son de relleno. Los que me gustaron me dejaron asombrado, así que eso ayudó muchísimo a la crítica final.

La traducción aunque es en castellano, no es tan mala ni tan engorrosa como otras que he leído. La narrativa aunque es de varios autores se mantiene en el mismo rango, los autores de novela negra son por lo regular directos, concisos y fríos; eso me gusta enormidades. El señor Ellroy y Lehanne me decepcionaron en esta ocasión, especialmente Ellroy, porque la historia de “Buzz” Meeks ya fue contada en el gran desierto… y en cuanto a Lehanne metió demasiada paja en algo que pudo haber sido mejor.

Aún sigo pensando en “El profesional” y “Como un hueso en la garganta” les tomé bastante similitud y me hubiese encantado leer un trabajo en conjunto. Intentaré buscar a estos autores e incluirlos en el blog dentro de poco. Los personajes son todos distintos, como mencioné en el previo la mayoría son perdedores que quieren dejar de serlo, o que su vida tiene un tono de gris y desean transformarlo a un negro… de ellos depende que sea un negro intenso o un negro difuminado.

Recomendado a los fans de novela negra, pero que alguien se los preste porque vale algo caro y no es tan bueno como para comprarlo. Especialmente recomendado para aquellos que apenas comienzan a leer novela negra y quieren adentrarse más en el género noir. Si ya eres experimentado seguro concuerdas conmigo.


¿Y tú, qué tan American Noir eres?

Citas

"La asociación también era una celda, se dijo. La asociación era un ascensor del que nunca podría escapar. Bajaba en un descenso continuo y no había ninguna para hasta el final. No había manera de salir de ahí."

"...esos olores no tan agradables, se recuerdan toda ls vida."

"Aprendimos  a rezar por ella y olvidarla y perdonarla. No la echabamos de menos."

"Aquí sentado en mi celda esperando que llegué el día en que me claven una aguja en el brazo y me tiren por el vater del mismísimo dios."

"...y el placer definitivo llegó al apretar y mirarle los ojos y apretar más y más y seguir mirando aquellos ojos todo el rato y ver como los iba abandonando la vida."

"Ella tenía algo que se le metía en la carne a los hombres, al igual que el calor. No se trataba solo de que era guapa, tenía un cuerpo bonito y se movía con aquella soltura, aquella laguidez que te hacía imaginarla desnuda por muy vestida que fuese."

"Algunas mujeres no buscaban decencia. Algunas no querían un tipo amable. Algunas mujeres, y también algunos hombres, querían meterse en una cama, apagar la luz y cebarse en sus acompañantes como animales, hasta que incluso moverse fuera doloroso."

"Tienes demasiados demonios dentro, ellos me necesitan. Necesitan soltar un grito de vez en cuando."

miércoles, 3 de febrero de 2016

Reseña de Cell de Stephen King


Título: Cell
Autor: Stephen King
Editorial: Debolsillo
Género: Post apocalíptico, ficción, suspenso
País donde sucede: Estados Unidos
País de origen del autor: Estados Unidos
Páginas: 435
Días para acabarlo: 5 o 6
Calificación personal: 4.1/5

Previo: Celulares e Incertidumbres

Hoy en día es sumamente complicado imaginarse un mundo sin celulares, apuesto a que si son de mi generación e incluso un poco más grandes también se preguntan cómo es que nuestros padres o abuelos quedaban para salir, para llamarse o para avisar si surgía un contratiempo; si lo vemos de alguna forma inconexa las personas de ese entonces estaban esclavizadas al teléfono… por la falta del mismo. Ahora también estamos esclavizados pero de una forma más concreta, no podemos vivir sin el celular, nos morimos un día sin él. No tenemos música, no tenemos información pero sobre todo no tenemos comunicación, una necesidad del siglo XXI. ¿Está usted esclavizado por el celular o sólo finge estarlo?

Ahora bien ¿Pueden imaginar el nivel de incertidumbre que provoca volver a casa pero sin saber en realidad a qué vuelves? Pues más o menos esto es lo que el personaje llegó a sentir, logré rescatar este tema porque el autor realmente logró hacerme sentir esa incertidumbre, esa ansiedad de no saber para qué vuelves cuando todo puede estar totalmente jodido. Tal vez sea un tema personal, tal vez solo sea una proyección de mis sentimientos o simplemente el autor es muy bueno, no tengo una respuesta concreta.

 ¿Cómo lo conseguí?

Un libro proveniente del #RetoProceso pero de la primera tanda, lo tenía en la biblioteca desde hace mucho tiempo atrás, pero jamás se me había antojado realmente. Cuando acabé de leer “El traje del muerto” de Joe Hill, se me implantaron las ganas de leer algo del padre. El comienzo es bastante bueno... ¿cómo habrá sido el final?

 Un poco acerca del autor…

Creo que ya no hay mucho que decir en los previos en cuanto a Stephen King, no tengo idea de cuál será el siguiente libro que pueda leer de él, así que esto quedará en suspenso. Creo que noté una sutil diferencia en cuanto a este libro y los demás, no sé si sea por la temática, la modernidad o qué, pero hay algo que te sabe diferente.

Reseña

El señor Clayton Riddell viene saliendo de una entrevista con una gran editorial de comics, por fin después de años de duro trabajo, esfuerzo y críticas negativas ha conseguido su sueño ser firmado y contratado con una paga excepcional. Mientras pasa a una tienda de regalos se imagina en lo que le dirá a su esposa –aquella que nunca ha creído en él– y a su hijo, no puede contener las ganas de regresar a casa. En la parada de una esquina un vendedor de helados está despachando a una pequeña cantidad de gente, de pronto suena el teléfono, entra una llamada y todo…

...todo se vuelve un puto caos, gente mordiendo perros, personas mordiendo a otras personas; pronto el pánico se ha desatado en unos pocos minutos. Esto sólo será el inicio de un debacle producido por “El pulso” un extraño suceso que transforma a la gente en locos que se degradan a sus más primitivas necesidades. Mientras tanto, Clay sólo tiene un objetivo en mente: volver a casa para ver a su hijo y poder rescatarlo.

A través de la imagen de un artista desesperado que sólo quiere volver a casa mientras el mundo se extingue poco a poco, se nos trae “Cell” una novela con tintes apocalípticos que tiene como trasfondo las más bajas necesidades del ser humano. Clay no estará solo en su travesía se encontrará personajes en los que podrá confiar… o no. ¿Clay podrá regresar a casa o su regreso será en vano y encontrará todo destruido? ¿Qué hacer cuando el mundo pende del hilo de las telecomunicaciones?

Opinión

Me encantó el comienzo porque fue bastante directo, digamos que comenzó sin preámbulos y nos adentró a la paranoia sin escalas. El problema fue que a la larga la emoción se disipa como un pequeño incendio, tiene un par de giros que te mantienen en suspenso, pero creo que no son suficientes para salir del debacle en el que se metió. Me agradan los temas post apocalípticos (siempre y cuando sean tangibles y no fantasiosos) así que eso le dio muchos puntos… a su principio.  
El trasfondo son las personas, el rostro de la desesperación y la forma en la que reaccionan a un debacle inesperado. En otra reseña del mismo libro había leído que la premisa es bastante fresca pero no está tan trabajada, secundo en este punto y agrego que faltó un poco de desarrollo de los personajes secundarios. A mi punto de vista no es un mal libro, sino que es diferente a lo que ÉL nos tiene acostumbrados

Ya tenía un tiempo que quería leer algo con matices post apocalípticos, pero como los zombis son el foco de atención de toda la población no me acababan de convencer. Los locos telefónicos de esta novela no creo que pudieran entrar de lleno en la clasificación de zombis, no son tan idiotas como los que hay en general. Los personajes complementarios son buenos, pero no excelentes, algunos carecen de profundidad y de relevancia, y aunque la historia se centra en Clay ellos juegan un papel importante en la historia.

Si eres un fan de Stephen King no sabría si recomendártelo o no, ya que nos tiene acostumbrado a cosas diferentes, pero si no eres un obseso podrías leerlo y llevarte una sorpresa. Yo por lo mientras me quedo con el tipo de la sudadera roja… ese desgraciado se coló en mis sueños un par de noches.

¿Y sí toda tu civilización depende de un teléfono celular, lo usarías?

PD: No hay frases porque presté el libro...

lunes, 1 de febrero de 2016

Crónicas de viaje con Juan: El nevado de Toluca y la gente de la montaña


Viernes 29 de enero, yo seguía sin dormir por ajustar los detalles de la salida del sábado. Me encontraba entre horarios diferentes, climas diferentes y personas diferentes. Que algunos sí, que otros no, que donde sí, que donde no. Al final pudimos homologar una hora y -creo- un lugar. Como todos los planes, estos tienden a destruirse poco a poco, en especial si viajas con gente de mi edad... lo cuál es lo tremendamente emocionante.
Selfieee
Sábado 30 de enero. El reloj del celular marcaba las 8:00 pero mi reloj natural me había despertado quince minutos antes. Me duché, no desayuné nada, revisé un par de cosas del auto y salí disparado por las tripulantes de esta aventura. Me dirigí hacia la parte sur de nuestra CDMX, (que hasta en puto sábado tiene obras y tráfico) y a las 9:15 estaba con la primera tripulante, Lary. Minutos después recogimos a la segunda Lidka, y muchos minutos después recogimos a Rebe, mejor conocida como la Guerita. Ya eran más de las 11:00 y nuestro plan comenzaba a salirse de detalle. Ayudado del GPS me dirigí a Toluca. 

El camino discurría con tranquilidad, un par de charlas coloquiales, lindos paisajes y una experiencia nueva para la mayoría de los tripulantes. Yo mantenía los ojos en la carretera y a veces alcanzaba a divisar el nevado, nuestra parada final. Intentaba no distraerme con el cuchicheo de las señoritas pero son tan divertidas que es inevitable no inmiscuirse en sus conversaciones. Rápido, rápido comienza a hacerse tarde y no quiero que anochezca, odio las luces de los autos por la noche, me ponen tan de malas.

Una pequeña vista


Después de una breve parada para desayunar y una ligera reflexión de los tantos perros callejeros que existen en México, seguimos la travesía. La afluencia de los carros comenzaba a aumentar... el perdido de Juan enfiló derecho buscando una entrada alternativa y solo encontré pasto. Tuve que dar la vuelta y encontramos el estacionamiento. Nos dirigimos al supuesto punto dónde "las camionetas" te suben al nevado, estas maravillas jámas llegaron y tuvimos que caminar... y caminar... y caminar. Después de hacer varios "trasbordes" en camionetas que eran de lo más inseguro que había probado en varios países, llegamos a las faldas del nevado. En este punto he de aclarar que jamás llegamos a las lagunas, ni realmente hasta arriba, el tiempo y la desorganización del lugar nos comió, pero al menos vimos un poquito de nive.

La gente de la montaña...

Ah, las faldas, eran poco más de las 16:00 y la temperatura comenzaba a descender drásticamente, mientras subiamos, vi a una persona en una roca, se mantenía estático y no parecía tener prisa de algo más, yo no pude hacer nada más que mirarlo por un largo rato... después de esta pausa llegamos a la parte rocosa y de ahí no pudimos subir más. Posterior a la sesión de fotos obligatoria, comenzó el descenso. De nuevo tuvimos que recurrir a las camionetas de polleros...si yo me quejaba de la subida sufrí un suplicío con la bajada. En esta ocasión bajamos de más... y al ver los fondos ecónomicos mermados tuve que pedir ray (aventon, autostop, acercamiento). Un tipo llevaba una camioneta de carga y al verme con tres lindas señoritas no se pudo resistir. En la parte trasera hicmos migas con otras personas... Así son las aventuras con Juan inesperadamente emocionantes... y nerviosas. 

La modelo enseñando el nevado

Al llegar al auto y después de un conceso nos dirigimos al pueblo mágico de Metepec, me habían dicho que era un Coyoacan toluqueño así que sonaba bastante bien. Después de batallar para encontrar estacionamiento y un ligero altercado con un especimen de la ciudad, nos dirigimos a cenar. Esta cena fue lo último de la aventura y cenamos bastante agusto, nos sentiamos felices e intentamos recordar lo bueno y lo malo del viaje. Al final todos decidimos que volverían a salir con el guía de turistas más ... *insertar adjetivo calificativo para mi* en alguna otra aventura.

La foto reglamentaria, señores

La noche de la carretera me esperaba. Me mantuve relajado, pero las luces largas me cegaban, así que aceleré y aceleré... me encontraba tan ensimismado en la carretera y sus jodidas luces que apenas pude escuchar "slow it down" iba demasiado rápido. Frené y un tipo me rebaso de la manera más sucia que puede haber. Seguí enfocado en la carretera y me olvidé de todo lo demás. Llegabamos al DF y proseguí a dejar a cada señorita en su casa, como el buen chofer que soy.

Soy fan de las selfies

Aquí concluye esta crónica de viaje. ¿Quieren leer otra? Propongan destinos y ahí estaré.