¿De qué va todo esto?

Sencillo. Me gusta leer, pero me encanta escribir. Pienso que es una forma de relajarse y expresarse donde nadie nos puede callar.

Son mis crónicas, reseñas, escritos, pensamientos de los libros que he leído. Intentaré subir uno cada semana.

Estoy en proceso de escribir, así que los comentarios son totalmente apreciados. Me considero un "escritor estúpidamente apasionado".

El punto de todo esto es sientas lo que yo sentí al leerlo e imagines los pasajes como yo lo he hecho. ¡Que leas el libro!

miércoles, 6 de diciembre de 2017

Reseña de Arráncame la vida de Angeles Mastretta

Título: Arráncame la vida
Autor:Ángeles Mastretta
Editorial:
Género:Ficción
Libros leídos del autor: 2
País donde sucede:México
País de origen del autor:México
Año de publicación: 1985
Páginas:268
Días para acabarlo: 5
Calificación personal: 4.1/5

Previo: Machismo, presente, futuro o pasado…

Hace no mucho discutía acerca de este libro, y la persona con la que lo discutía me hizo referencia a que no era tan antiguo y que yo exageraba en mis puntos de vista. Yo dije –evidentemente jugando­– que en el libro casi se ahorcaba a las mujeres en respuesta a su adulterio, total que la idea quedó en que el machismo estaba casi erradicado en la Ciudad de México (que es la provincia que me corresponde), cosa que se me hizo bastante falsa. El hecho es que no hace más falta que mirar las noticias, y ver la cantidad de feminicidios dolosos de los cuales estamos rodeados (sin excluir los homicidios que también llueven a diario, no sé el dato, pero algo así como por cada mujer que es asesinada, cinco hombres también). Yo no hablo de números, de muertos o de acciones; yo hablo de respuestas, la respuesta del público, de la gente que opina: en las calles, en las redes sociales, en la oficina y hasta en la familia. El machismo no ha acabado, y si me lo preguntan, no creo que pueda acabar nunca. Claro, hemos notado una “disminución”, pero con base a qué. Les pregunto: ¿hemos abatido al machismo? ¿Lo abatiremos? ¿Lo abatimos?
           

¿Cómo lo conseguí?

Regalo de mi novia, no recuerdo exactamente el motivo por el cual me lo dio, pero fue un regalo de ella, hace más de cuatro meses.


Un poco acerca del autor…

Con este libro, la autora se ganó un premio, el Mazatlán de literatura en 1986, es criticada/alabada por sus personajes feministas. Habrá más de la autora por aquí.

Reseña

Catalina Guzmán es una joven de quince años, que se ve eclipsada por el general revolucionario Andrés Ascencio. Pronto se casan, y Catalina pasa de ser una joven ingenua a la mujer de un general, aquí comenzará la historia de Catalina.

A través del retrato de injusticias, adulterio, infidelidades, amoríos, violencia, y mentiras, se presenta: “Arráncame la vida” una dura descripción de lo que vivieron las mujeres en la etapa post revolucionaria. Una novela que otorgó más que un premio literario.




Opinión

Era un libro del que tenía idea, además del contexto que juega en la literatura mexicana, antes ya había leído a la autora. Y aunque tenía idea, no sabía muy bien de que iba, recordaba por esbozos alguna película mexicana, pero fuera de ello no sabía más. Tampoco sabía que había ganado un premio literario, y eso que a mí me encanta leer los libros que son premios literarios.

A decir verdad no soy fanático de lecturas que se inspiran en hechos históricos para construir su trama, porque me cuesta demasiado trabajo situar el panorama con una exactitud requerida; sobre todo me parece algo falto de imaginación por parte de los autores, así que ya teníamos un punto en contra. Para mi buena suerte se mezclan distintas épocas en una, así que esto distorsiona un poco la línea de la realidad.

El libro es una constante montaña de emociones, sensaciones y frustraciones, tales como la irá, la pasión, el enojo, la felicidad, la tristeza, la añoranza, la comedia y finalmente la infidelidad. Mastretta es buena narrando escenarios y situaciones, y aunque los personajes me parecieron demasiado exagerados e irreverentes para el contexto post revolucionario, también son entrañables. El hecho es que yo me volaba los sesos intentando imaginar a una mujer hablando así delante de una cohorte de generales, y me parecía francamente increíble.

Si vamos un poco más a fondo, si se analiza la relación de Catalina y Andrés, observaremos un sinfín de problemas: violencia, maltrato, infidelidad, injusticia, toxicidad, ete ce, ete ce. Como mencioné antes, a veces es ad hoc a la época, y a veces es demasiado liberal. Algo que no concuerda ni con los tiempos ni los espacios.

Sin embargo, y pese a todas mis diatribas, es un libro romántico, enternecedor y chusco (muy a su jodido modo) nos da un buen panorama de referencia para saber cómo se comportaban nuestros antepasados post revolucionarios, y aunque sí hubo mezcla de opiniones, ya que al empezar por un tres, se ganó las cuatro por su parte media y final cuando Catalina ya es… lean el libro para saber. Tuve una escena favorita, que conlleva la infiltración de una señorita a una noche de hombres. Es un libro que se debe leer de la literatura mexicana.


Arráncame la vida… solo… no te vayas.

Citas

"No sabes montar, no sabes guisar, no sabes coger. ¿A qué te dedicaste tus primeros quince años de vida?"

"Se me hizo larga la espera. Él pasó entrando y saliendo sin ningún rigor, viendome como una carga, a veces como algo que se compra y se guarda en un cajón y a veces como el amor de su vida."

"-Yo no sé quién inventó que las mujeres somos felices y bellas embarazadas. -Seguro que fueron los hombres. Ahora hay cada mujer que hasta pone cara de satisfacción."

"Me daba verguenza estar así por un hombre, ser tan infeliz y volverme dichosa sin que dependiera de mi."

viernes, 1 de diciembre de 2017

Fragmento 216: Plácido


Estoy en el bar, sí, en el mismo de ayer, antier, y de la semana pasada. En el mismo bar de jodidamente siempre, en el bar que paso mis tardes. Hoy bebo una copa de vino tinto, tengo mi Mac abierta. Espero la inspiración; espero a teclear algo. Espero algo. Espero alguien. Releo el poema que he escrito, habla del diablo, de la luz, de la luna. Nunca fui muy buena para la poesía, me faltaba entonación. Imagino a personas desconocidas recitando mi poema en voz alta, imagino a la chica francesa de enfrente recitándolo con su suave voz, al tipo que está inmerso en su libro con una voz grave y pastosa, e imagino a la pareja que acaba de llegar discutiendo estrofa por estrofa. Maravilloso, suculento, plácido. El tiempo discurre lentamente, más lentamente que la narración de las personas imaginarias.

Observo la izquierda inferior de la pantalla de la Mac, la hora, la barra de notificaciones, la canción “Pain” de MiceofMen sonando. Una voz gutural que desentona con el ambiente plácido del bar. Me transporta a la locación, me devano. Otra copa, ahora de vino blanco. Miro a las personas pasar, su lentitud me desespera, son la única cosa que me distrae. No me concentro. Pienso en los cuadros que he comprado, aquellos que coloqué, y todos los que faltan por vender. Siempre que pienso en cuadros pienso en las palabras de mi padre, que nunca podría ser alguien de éxito, que no era una forma de ganarse la vida, que mis pendejadas de arte nunca iban a redituar, y que siempre tendría que agradecerle que su dinero había sido el comienzo de todo. Tuvo razón, parcialmente. Yo lo hice todo… con su dinero, pero sin su apoyo, y sin sus influencias, y todos sabemos que en México si hay algo más valioso que el dinero es la influencia. Recuerdo efímeras pláticas con los directores del metro, arguyendo que mi trabajo era bueno pero no lo suficiente para plasmar un vagón entero. Recuerdo los viajes a Roma, a Chile, a la Patagonia, todo con el dinero de mi padre, no pude vender nada. Ni un puto cuadro.

Los minutos pasan y yo voy por mi tercera copa, vuelvo a pedir una de tinto. Será una noche de viernes larga. Recuerdo las cenas, las copas, el vino, el sexo, los hombres. Me quedo mirando un punto fijo y me acuerdo de él. Una persona que hizo más daño que bien, siempre lo recordaré como el tóxico, la única persona que dejó más marcas en mi mente que en mi piel, y vaya que marcó mi piel. Todo se difumina, todo se pone más claro. Todo en la vida es una dicotomía. Paladeo el vino, y las ideas se agolpan en mi mente. Recuerdo la frase que me ha inspirado en los últimos años, “Lo que necesitamos es jodernos hasta el punto que ya no…” Alguien interrumpe, es la mesera, con la cuarta copa de la noche, me fijo en su cara, pómulos delgados, orejas perforadas, cabello rubio, tintes lindos, y rasgos aún más lindos. Siento un cosquilleo que comienza por la espalda, y baja por las nalgas; el vino ha hecho efecto. La mesera me toca ligeramente la mano, y yo vuelvo a la realidad.

Llega la quinta copa, mi lengua comienza a trabarse. Se lengua la traba, decía el refrán. Mis ideas se traban, ya no fluyen, se quedan estancadas, solo dando vueltas entre sí. Siempre me identifiqué con la mascara triste de aquellas dos que representan el teatro, no sé de donde ha salido esa idea, sigo paladeando el vino, porque sé que esta es la última copa que disfruto. Después de la quinta, ya no me sabrá. ¿La cuenta? ¿Quién pregunta por la cuenta? Los ricos no, la cuenta siempre va explicita ahí. Sigo esperando a las personas que quedaron en venir, mis amigos, dicen llamarse así. La verdad es que son personas peores de vacías que yo, en el fondo adoro regocijarme de que estén más vacios que yo, tampoco es que sea tan difícil, ellos están más vacios que más de la mitad de la humanidad. No van a llegar. Lo comprendo entonces, no van a llegar, como todos los viernes, nadie va a llegar.

Siempre he pensado que los ricos somos los que más sufrimos, porque, joder, en estricta teoría no deberíamos sufrir. Me refiero, así lo dicen los estatutos, los comerciales, las métricas, los ricos no deben sufrir, deben sonreír. Así lo dicen los comerciales. Nadie compraría nada si los ricos fueran infelices. El mundo no giraría si los ricos mostrarán que están siempre tristes y llenos de soledad. Llenos. De. Soledad. Me refiero somos ricos. No nos hace falta una mierda. Tenemos mierda para regalar, felicidad para derrochar, felicidad para gastar, felicidad para repartir, mierda que compartir, mierda para repartir. NO deberíamos tener tristeza, solo felicidad. Todos los ricos deberían ser como Estados Unidos, un país artificialmente feliz, que en base a presunción logra ser feliz, y si un día se sienten tristes, abren el cajón de la encimera y sacan las píldoras de la felicidad. Antidepresivos, el alimento de una generación inflada por naturaleza. ¿Y si todos nos pusiéramos una sonrisa en la cara? No importaría que fuera una sonrisa artificial, ¿o sí? Una sonrisa artificial hecha con una navaja.

Llega la copa seis, como lo predije, ya no me sabe. Siempre fui afecta al vino, pasé por clases de cata, probé los mejores y los menos peores. Pero poco a poco la pasión que el vino me producía se fue apagando, parece que cada hombre que me dejó se llevó un poco, y el vino la recuperaba, hasta que ya no hizo efecto. Mi favorito era el tinto, el pinot noir, porque con sus uvas se producían de los mejores vinos, por la dificultad del racimo. Siempre hubo algo en mí que me hacia despreciar la simpleza de las cosas. Siempre hubo algo en mí que me hacia despreciar a los demás. Siempre hubo algo en mí que me hacia despreciarme a mí misma.

Copa siete, visión demasiado borrosa. Somos un montón de apellidos finos y rimbombantes, solo eso. Al final del día no somos nada. Y eso es lo que más nos cuesta llegar a comprender. No somos nuestros autos híbridos del año. No somos los cuadros que pintamos y no pudimos vender. No somos los viajes en vano que hicimos. No somos nuestros espectadores. No somos nuestros espectáculos. No somos nuestra terminación de tarjeta de crédito. No somos las personas que nos han terminado. No somos creatividad. No somos ira. No somos felicidad. No somos el dinero de banco que manejamos. No somos una puta mierda. No somos humanos. Somos ricos, asquerosamente ricos.

Ocho. Ya no puedo contar. Desde el primer día todo estuvo jodido. Los días pasaban sin dormir, yo no pedía un descanso, solo quería que parara. Suponía que no podía estar más jodida que esto. Siempre había noticias malas, pero no para mí. No tenía que preocuparme, por más que yo lo intentara, la mierda siempre estaría ahí. Siempre lo intenté, siempre intenté vender todo y hacer un esfuerzo, al final solo quería tu aprobación, pero lo único que lograste fue desanimarme, así que jodete.  

Copa nueve-eh, estoy demasiado mareada, de-ma-si-ado. Mis ideas dan vueltas y se detienen abruptamente, en cada recuerdo que me ha hecho llorar. Rompo a llorar en medio del bar. No me interesa lo que ellos digan. No serán las primeras personas que me vean llorar, de hecho me asombra que esta mesera sea la única que no me haya visto llorar. Decadencia, pura decadencia. Decadebcia pura.

Diezzzz. La última copa de vino tinto llega, la tomo de un trago, y cuando el liquido toca mi estomago, la regurgitación comienza a hacer efecto. Voy mareada a más no poder, me levanto, toda la presión cae en mis tacones de aguja. Abro mi bolsa y meto la Mac como puedo, busco las llaves. Me dirijo al carro, cruzo la calle, y escucho que la mesera grita algo, de pronto el impacto. Todo sordo. 
Mi mente, el impacto y yo. Nada más. "Pain" sigue sonando.


Alguien llame a una ambulancia…

miércoles, 29 de noviembre de 2017

Reseña de Una buena chica de Mary Kubica

¿Mia?
Titulo: Una buena chica
Autor:Mary Kubica
Editorial:Harper Collins
Género: Thriller
País donde sucede:Estados Unidos
País de origen del autor:Estados Unidos
Libros leídos del autor: 1
Páginas:292
Días para acabarlo: 5
Calificación personal: 3/5

Previo: Giros de tuerca en las novelas

Los giros de tuerca en las novelas siempre son bien recibidos por el público, pero uno u otro, no muchos. Si el autor abusa de los giros de tuerca termina por confundiendo al lector, y puede que a él mismo. Últimamente (no sé si siempre) se han puesto de moda aquellos libros que tienen un plot twist que intenta salvar la trama, y parece que a las personas ya no les está gustando que usen esta artimaña para salvar una novela. ¿Ustedes que piensan de los plot twist o giros de tuerca? ¿Les gustan? ¿Cuántos consideran demasiados en una novela?

¿Cómo lo conseguí?

No estoy seguro que me motivo exactamente a leerlo, solo recuerdo haberlo visto en la sección de recomendaciones de Kindle y me arriesgué…

Un poco acerca del autor…

Autora de Goodreads, y ganadora de un par de premios de la misma plataforma. Estudió artes, y otras maravillas de las cuales no indagaremos aquí.

Reseña

Mia Denett es la hija de un reconocido juez de Chicago, pero ella no encaja demasiado con su familia. El día que es secuestrada, todo es diferente.
Gabe, un detective de la ciudad, será encargado del caso, y desentrañar este misterio. A través del retrato de una buena chica, el detective, la madre y una última persona misteriosa se presenta el debut de la autora. ¿Habrá algo que indique no fue una buena chica?

Opinión

Ya sabíamos que habría clichés, pero en esta ocasión exageramos. Romance barato, infidelidades, misterio doblemente barato, amor idílico, odio, ira, tristeza, depresión… vamos, una novela bastante estadounidense. Sin ánimos de ofender a la simpleza de sus letras contemporáneas.
Puedo entender por lo que haya ganado el premio y por lo que les gusta a las personas, pero yo simplemente creo que el ambiente y la construcción de los personajes son muy pobres. Basta con googlear una desviación psicológica y nos ponemos a teclear. A construir sobre nubarrones de cosas sencillas.

Tiene partes de tensión, pero nada tan bueno como para hacerte querer desvelarte o dejar tus actividades para leer, es algo bastante genérico. Claro que te engancha, sino no sería best seller. En este punto estoy sonando bastante hater, pero es mi opinión, y puedo destruir el libro si quiero. (Ventajas de no ser patrocinado por nadie).

Creo se intenta cerrar de una forma impresionante, un libro que ya era malo, pero simplemente es una "patada de ahogado" más.  Como decía los personajes son sosos y basiquísimos, (el equivalente de basic bitch pero en personajes) han pasado los días y creo que la aborrezco más. Es una novela tonta, que yo no recomiendo mas que como lectura de fin de semana.

¿Y si no somos unas buenas chicas?

Citas

“Si dos personas tienen tantos problemas el primer mes que salen juntas, lo suyo no puede durar.”

“A la gente le gusta sentirse importante. Y a ella no iba a ser menos.”

“Busca que me compadezca de ella, pero no lo hago. No me sale.”

“La miro fijamente, poniéndola sobre un pedestal, y veo en sus ojos cuanto desea quedarse allí aunque sea un momento. Es un lugar en el que hace tiempo no se hallaba. Habia olvidado lo que es que alguien la mire así.”

“Pienso en la última vez que me tocó. El ansia de sus manos al intentar desvestirme. Y en la última vez que la toqué yo, cruzándole la cara de una bofetada.”

“Me está observando y me pregunto qué ve. Qué cree que ve. Cree que soy inmune a su indiferencia, pero se equivoca.”


“Llevaba toda la vida ansiando que alguien cuidara de mí. Y allí estaba él. No iba a renunciar a eso.”

miércoles, 22 de noviembre de 2017

Reseña de El hombre en el castillo de Philip K Dick

¿Sabían que hay una serie?
Título: El hombre en el castillo  
Autor: Philip K Dick
Editorial: Minotauro
Género: Ciencia Ficción
Libros leídos del autor: 3
País donde sucede: Estados Unidos
País de origen del autor: Estados Unidos
Año de publicación: 1962
Páginas: 262
Días para acabarlo: 7
Calificación personal: 3/5

Previo: Realidad mejicana distorsionada

La premisa del libro es sencilla, ¿qué hubiera pasado si en la segunda guerra mundial los aliados hubieran perdido? En el libro se detalla el panorama para Estados Unidos, Inglaterra, Alemania y Japón, pero, ¿qué hubiera pasado con México? ¿Habría sido todo diferente? ¿Hubiéramos crecido como una nación plena y no limitados por Estados Unidos? Las ensoñaciones son el límite de nuestra propia grandeza; por mi parte me gustaría creer que seriamos una potencia mundial con el apoyo de los alemanes, una potencia incluso más grande de lo que hoy es Estados Unidos. ¿Qué piensan ustedes? ¿México seguiría igual, peor o mejor con la derrota del otro bando? Una ensoñación digna de analizarse…
           

¿Cómo lo conseguí?

Estaba en la línea de haber visto Blade Runner 2049, y por obvias razones tenía que leer algo más del autor. Como ya había leído “¿Sueñan los androides con ovejas eléctricas?” decidí probar con algo diferente, y por casualidad tenía en mi biblioteca digital: “El hombre en el castillo”, así que mientras leí otros libros físicos, me aventuré por éste.


Un poco acerca del autor…

Ya habíamos visto a K Dick por el blog en un par de ocasiones, no creo que pueda leer todo lo que escribió, pero al menos quiero leer todas sus novelas más importantes, o al menos algo de él cada semestre. Estoy seguro que habrá más de él por aquí.

Reseña

Todo fue diferente, los aliados perdieron la guerra, y los nazis (junto con Japón) dominan el mundo. ¿Bastante loco eh? Pues es la realidad en esta distopia no tan moderna.

Cuatro personajes se entrelazarán en esta historia, un vendedor de piezas de arte antigua, un obrero moderno, la ex mujer de este obrero y misterioso personaje europeo. Estas historias tienen más que ver que a primera instancia.

A través del retrato de una distopia increíble se presenta “El hombre en el castillo” una de las novelas más representativas de K Dick. ¿Quién será ese misterioso hombre en el castillo?



Opinión

De acuerdo, la premisa es sencillamente maravillosa, pensar en el: ¿y si ellos hubieran ganado? Algo totalmente factible, que incluso te pone tenso y a pensar por el hecho de como seriamos ahora. K Dick es buenísimo para crear ambientes de la nada, imaginar distopias donde no las hay, todo perfecto con el ambiente, el mundo, su problema son los personajes, son demasiado acartonados para sonar reales. Realmente no comprendí el propósito de la mayoría, comprendí el papel que jugaban pero no su dirección.

Intenté darle tiempo, tiempo de procesar la información, y una realidad alternativa, y aunque sí se lo di, por mi parte faltó más investigación profunda para comprender toda la organización nazi, había mucha información, muchos nombres, poca paciencia de Juan. Punto para el libro, error para mí.

De nuevo caemos en el rubro de los personajes, no nos parecen reales en un mundo totalmente real. K Dick pensó en finísimos detalles de este nuevo mundo, pero se olvidó de los personajes. Sigo pensando en ese personaje que se hace pasar por… ¿qué hubiera pasado?

No pensaba hacer una reseña, porque me parece más escueta que mi comentario en Goodreads, pero igual no hay mucho que pueda aportar. Al menos no semanas después; aunque pienso que el mundo hitleriano es basto, no me apasiona. Creo que es un libro para el cual no estaba listo, y que merece ser releído en unos años, con un Juan más conocedor.

El hombre en el castillo puede que no sea un hombre, sino una ilusión.  

Citas

“El hombre no se ha comido a dios. Dios se ha comido al hombre.”

El valor histórico está en el certificado, no en el objeto mismo.”

“El pasado entristece a la gente.”

Te estás envenenando con tu propio cinismo. Te han llevado todos tus ídolos, uno por uno, y ahora no tienes a nadie a quien querer.”

“Sí, esa era la tarea del artista: tomar el mineral de la tierra silenciosa y oscura, y transformarlo en una forma celeste, que reflejara la luz.”


      

miércoles, 15 de noviembre de 2017

Review of Turning Pro by Steven Pressfield

Let´s turn pro.
Tittle: Turning pro
Author: Steven Pressfield
Editorial: Black Irish
Genre: Nonfiction
Country of origin: United States
Pages: 148
Days to finish it: 7
Year of publication: 2012
Personal score: 3/5

Preview: How the fuck we turn pro?

I´ll give you a resume of the book: it’s all about habits. Everything. It’s not how much you suffer, or how much it takes you to finish something. It’s all about fucking habits, what you should do, what you shouldn´t do, what you should take, and what you should leave behind. The book tells us how to identify those habits, and how to suffer in the way, because all the people who are truly successful have to suffer… one way or another.  

How did I get it?

Direct recommendation from my ex director of my last job, I was in the mood of reading something like this, well not so romantic and selfless, but something like this.


A little bit of the author…

He had a lot of jobs, from truck driver, fruit picker, to writer. He has written several screenplays for recognized movies. His book The war of art, is one of the most famous.

Review

So, as I was saying in the preview, this book is about how we turn pro, because right now you are an amateur, and obviously you want to transform into a pro, because the pro´s rule the world.

The author makes the difference, between the amateur and the pro, their several differences. Also compares the amateur with an addict and a junky. And in some way, he is right. We are so damn addicted to stupid things…

The book is about habits; it’s in your hands to identify which of those habits could work in your (empty) life.

Opinion

The entire book I was expecting to be told how damn will I transform into a pro… but that never happened. Maybe that was my mistake, I was expecting the explanation in a clear way, in a more digested way… and that wont happen. I guess me and my generation we´re so used to get all in one second.

This is the kind of book who tries to explain that you are capable to change things, the inner way to transform your environment and the awareness to challenge yourself. I mean, if a homeless who was picking fruit could succeed in Hollywood, everyone can. Right?

Exactly that´s the reason why I hate those kinds of books: they show a successful person that had to overcome a lot of hard things and obstacles to become what he is now. But the reality is not this way, because you are not that kind of person, and if you try to be like them, you will fail. Every person is different and works in different ways. Methods, manners, everyone is different.

Of course it has some good phrases, and the author knows how to write a book, it hooks you. It could work for some people, but not for me. I recommend this book for those who are empty of purposes, need direction in their life and are waiting for a “time in the life”…

I’m in the middle of being pro, I´m a rookie-pro.

Quotes

"The life we call "normal" isn't normal at all. A spouse and kids, a mortgage, a 9-to-5 job...who said that was life?"

"All addictions share, among others, two primary qualities. 1. They embody repetition without progress. 2. They produce incapacity as a payoff."

"There's a difference between failing (which is a natural and normal part of life) and being addicted to failure."







miércoles, 8 de noviembre de 2017

Reseña de El único amigo del demonio

El canibal...
Título: El único amigo del demonio
Autor: Dan Wells
Editorial: VR Editores
Género: Thriller
Libros leídos del autor: 4
País donde sucede: Estados Unidos
País de origen del autor: Estados Unidos
Año de publicación: 2015
Páginas: 320
Días para acabarlo: 5
Calificación personal: 4/5

Previo: Asesino una vez, asesino siempre (?)

¿Una vez que asesinas puedes parar? Ya sé que sueno creepy, pero esta idea se me está ocurriendo al concluir el libro. Mi pregunta es, digamos que pasan años desde tu último asesinato y crees que lo has superado, ¿te has curado o el instinto asesino puede volver de un día para otro? Yo no estoy seguro, por un lado creo que las personas que asesinan tienen un serio problema psicológico, y si lo hacen es por qué no lo controlan, así que el dictamen sería que no se han curado, y volverán a matar; por el otro lado, creo que puede haber asesinos de una sola vez, que lo cometen, y ya está, aprenden su lección… Es un tema digno de discutirse, sobre todo en cada país y en cada entorno diferente, las respuestas, así como las mentes, abundan.
           

¿Cómo lo conseguí?

Habían pasado muchos meses desde los primeros tres volúmenes, así que no sé qué me motivo exactamente a leer éste. A veces se desencadenan reacciones en mi mente, que ni yo sé de dónde provienen, pero ahí están.


Un poco acerca del autor…

Después de haber leído cuatro de sus libros, me he hecho a la idea de que Dan Wells o es demasiado creativo o tiene personalidades (escritores) múltiples. La serie de John Cleaver es un thriller con tintes de novela negra, y sus demás series son de ciencia ficción, cosa que aunque no es imposible relacionar, tampoco es tan sencillo. En estos momentos estoy dudando seriamente si continuar la saga (ahora) o no, ya contaremos qué pasa. 

Reseña

Volvemos al problema de reseñar sagas, por lo que en esta ocasión compartiré cada link de los comentarios que hice en goodreads de cada libro, hasta éste. Tengo miedo de caer en spoilers.

John es un joven que lucha contra sus instintos asesinos… le gusta mirar personas, seguirlas, hacer fogatas, y tener fantasías sangrientas. Este será el principio de un antihéroe que se robará tu corazón… o lo asesinará.





Opinión

Después de releer mis comentarios en Goodreads, sigo sin explicarme por qué no hice una reseña triple, creo que el motivo fue que anduve demasiado atareado con la búsqueda de empleo y no tenía ganas de escribir. No es que me arrepienta, pero esta saga debió haber tenido un espacio en el blog.

Sucedió que hace mucho tiempo no me enganchaba con una saga como lo hice con las primeras tres partes, sino mal recuerdo leí los tres libros en menos de diez días. Este último lo leí en cinco, casi siete sin contar el fin de semana.

El personaje tuvo algo que me enganchó, su falta de empatía me parecía algo similar a lo que me sucede a mí, y el hecho de copiar gestos de las demás personas para saber cómo comportarse, es un rasgo que también compartimos. Sin embargo, yo argumenté a través de toda la saga, que no se me figuraba un libro del tipo “Young Adult” debido a que se me hacía perturbador para este público. ¿Qué se necesita para que sean YA, que los personajes sean jóvenes? Pues si esa es la respuesta la mitad de los libros lo serían.  

Volviendo a este último libro, yo esperaba algo mucho más maduro, y creía que habrían pasado años, no meses del último libro. Y aunque la fórmula ganadora se mantiene, el joven John robándose las escenas, la formula ya está muy desgastada, y no sabe tan bien como en las primeras tres. Sobre todo por el hecho de que se va por un lado un poco más sobre natural. Además que en esta ocasión hay más personajes que en las últimas entregas.

Aunque he de admitir que me quedé algo picado con saber que pasará, no fue lo suficiente (al menos no como las anteriores) para seguir en este preciso momento. Por mi parte solo queda agradecer al autor en crear algo de este estilo que te hace sacar a tu señor monstruo del armario, y a la par te hace enterrarlo con sus reglas.

Puede que al final el único amigo del diablo sea el diablo mismo.      

Citas

“Existencia. En un minuto estás vivo, y luego, de repente, ya no lo estás.”

“No tener sentimientos había sido mucho más sencillo que sentirse culpable todo el tiempo.”

“Pobre de él por creer que yo tenía un lado bueno.”

“¿Cuántas veces había soñado con apuñalar a alguien? Solía soñar con apuñalar a B., a M., incluso a mi madre; fantasías vergonzosas y aterradoras de asesinar a todo aquel que tuviera cerca, de las que intenté librarme por años.”

“Vivía la clase de vida que me hubiera gustado vivir: sin enredos, sin multitudes, solo paz, silencio, y cuerpos que cuidar. Pero sabía que yo era diferente de la mayoría de la gente, y a la mayoría no le agradan esas cosas.”

“Yo no sabía cómo se sentían muchas cosas, pero sabía cómo se sentía fallarle a alguien.”

“Como unió las piezas. Como me aferró a una realidad que nunca antes había imaginado.”

“¿Las pesadillas son un lujo?”

“No puedes decir que el mundo no vale la pena si ni siquiera te has molestado en experimentar lo que hay en el.”

“Lo disfruté, y esa era la peor parte: me perdí en un frenesí más allá de mi control y amé cada minuto de ello.”

“Un anestésico profano para esconder el dolor de un corazón que no sabía cómo usar.”


“¿Qué hice yo que no tendría que haber hecho? Esa era siempre la cuestión”